En Abejorral, una bebé murió tras la explosión de una fábrica ilegal de pólvora

El dueño del establecimiento clandestino ya había sido sancionado por la misma práctica ilegal.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Una bebé de seis meses muerta y dos personas heridas, fue el resultado de una explosión que se presentó este lunes en una fábrica clandestina de pólvora, en el corregimiento Pantanillo de Abejorral, en el Oriente de Antioquia.

De acuerdo con la información entregada por la Alcaldía del Municipio, el incidente se produjo por un corto provocado por una bombilla que era utilizada para alumbrar el lugar, en el cual se encontraban cinco personas. Los lesionados fueron llevados hasta el hospital San Juan de Dios de Abejorral desde donde serán remitidos hasta Medellín. 

Los heridos fueron un hombre de 39 años, quien presenta quemaduras de segundo y tercer grado en el 60 por ciento de su cuerpo. De su lado, una menor de 15 años presenta quemado el 50% del cuerpo por lesiones de primer y segundo grado.

“Al dueño de esta fábrica clandestina de artefactos explosivos ya se le había incautado este tipo de material en ocasiones anteriores y la Inspección municipal de Policía le había impuesto una sanción económica por esta práctica ilegal”, manifestó la Alcaldía a través de un comunicado.

El Alcalde y los secretarios de Salud, Educación y Gobierno hicieron presencia en el lugar de los hechos para acompañar a la familia afectada quienes están siendo atendidos por personal del Hospital y de la Alcaldía, para brindarles el acompañamiento psicosocial necesario después de este doloroso evento, comunicó la Administración Municipal.

Esta emergencia fue atendida por el cuerpo de Bomberos Voluntarios de Abejorral y la Policía del Municipio.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario