Cuatro policías capturados por nexos con el Clan del Golfo

Las investigaciones realizadas para lograr esta captura iniciaron en el 2014.

Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

La Fiscalía General de la Nación, en compañía de la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional, capturó a 25 personas, entre ellas cuatro uniformados de la Policía, por ser presuntos miembros de una red de tráfico de estupefacientes con nexos con el Clan del Golfo, en operativos en Magdalena y Antioquia.

Según las investigaciones, iniciadas en el 2014 luego de un operativo efectuado en el Valle del Cauca, el grupo delictivo operaba, entre otras, en las ciudades de Medellín y Santa Marta.

Las indagaciones permitieron conocer que la banda criminal tenía laboratorios en varios municipios del Valle del Cauca, de allí la droga era trasladada a Buenaventura y el Urabá antioqueño, en donde se guardaba en contenedores enviados a Santa Marta y que tenían como principal destino: Europa.

Interceptación de comunicaciones, inspecciones judiciales y búsquedas selectivas en bases de datos sirvieron para comprobar la responsabilidad de las personas capturadas, entre ellas los cuatro policías activos, cuyo conocimiento y relación con el tráfico de estupefacientes por parte de la banda fue confirmado.

Luego de que la droga fuera puesta en contenedores en el Urabá antioqueño, era transportada hacia Zona Bananera del Magdalena, donde los uniformados utilizaban su poder en el territorio para ayudar a burlar los controles de seguridad y que los narcóticos pudieran llegar a su destino.

En los operativos, correspondientes a ocho eventos de incautación de estupefacientes, fueron halladas un total de 2,2 toneladas de droga.

Las investigaciones adelantadas pudieron corroborar que los 25 capturados estaban implicados en actividades delictivas con el Clan del Golfo, anteriormente conocido como el Clan Úsuga o Los Urabeños.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario