Por incremento en lluvias, hubo avalancha en zona poblada de Bello

Según información preliminar, casi un centenar de personas resultaron damnificadas por la emergencia en Bello.

Inundación_Bello1
Zona afectada por la avalancha. Foto: Cortesía.

El incremento de las precipitaciones en todo el departamento de Antioquia ocasionó un deslizamiento de tierra en el sector de Hatoviejo, zona urbana del municipio de Bello, que por ahora no deja lesionados pero sí una grave emergencia de índole social y ambiental.

Según César Arango, del Comité Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres de dicha municipalidad, la avalancha fue reportada por la comunidad el pasado lunes festivo, hacia las 11:00 de la mañana.

El deslizamiento de tierra, al parecer, obedeció “al rebosamiento de unos tanques en la arenera del sector de Hatoviejo”.

Ese rebosamiento alimentó desmedidamente la quebrada Avelina, cuyo caudal se desbordó y afectó varias viviendas del sector, provocando la afectación de varias decenas de familias y dañando, a su paso, electrodomésticos.

“Hubo afectación importante de dos construcciones en tema de enceres y pérdidas materiales (…) Ayer hubo desplazamiento de unidades de medio ambientes y Gobierno, y estamos haciendo presencia en la arenera. Se hará el censo de afectados”, indicó Arango.

Eso sí, el funcionario precisó que no hubo lesionados ni personas heridas, ni tampoco se registran desapariciones por la emergencia.

No obstante, fue requerida la presencia de las autoridades encargadas del tema de inclusión e intervención social del municipio de Bello con el objetivo de brindar asistencia a los afectados que, según fuentes, podrían superar las 100 personas.

Esta emergencia se suma a la que se registró en la vía Hatillo – Barbosa, donde las fuertes precipitaciones de los últimos días provocaron el deslizamiento de rocas gigantes que afectaron la carretera y pusieron en riesgo a transeúntes y habitantes de la zona.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario