Laboratorio de lácteos de la Unal Medellín se renueva y se erige como uno de las mejores en el mundo

Según su Director, el laboratorio se ubica entre los cinco más importantes del planeta en la investigación lechera.

laboratorio_lacteo2
El laboratorio contará con los estándares de calidad nacional e internacional. Foto: CORTESÍA.

El laboratorio de lácteos de la Universidad Nacional en Medellín se modernizó y se erigió como uno de los espacios de investigación más modernos en el mundo, en esta línea. Para lograr este gran avance, se invirtieron cerca de dos mil 500 millones de pesos.

Este laboratorio que cuenta con cerca de 350 metros cuadrado y 50 años de operaciones, se construyeron aulas de clase, espacios para profesores y estudiantes de doctorado e infraestructura accesible para personas con movilidad reducida o en situación de discapacidad. Además, se dotó de áreas de aseo para más personas. Además de la delimitación de áreas para cada procedimiento en el tratamiento de la leche.

“El laboratorio cuenta con cavas de congelamiento, áreas de membranas (manejo de sueros), medidor de puntos de congelamiento, análisis de minerales, digestores, determinadores de sales y humedad, y dos equipos, uno alemán y otro español, que no los tienen ni siquiera las grandes marcas de lácteos del país”, expresa el profesor José Uriel Sepúlveda Valencia, director del Laboratorio de Producción de Lácteos de la Sede Medellín.

De esta manera, el laboratorio se constituye como uno de los más modernos en el tratamiento de este líquido, esencial para elaborar cualquier tipo de alimento y en la mesa de los antioqueños.

“Gracias a las reformas realizadas y a la adquisición de nuevas tecnologías a nivel nacional, somos los primeros. En el ámbito internacional estamos a la misma altura de los laboratorios de Australia, Argentina, Uruguay y Brasil”, menciona el profesor, vinculado a la Facultad de Ciencias Agrarias.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario