Sí es posible ver hologramas, lo único que debe hacer es ir al Planetario de Medellín

La exposición holográfica estará en el Planetario de Medellín hasta finales del mes de junio.

Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

Una exposición con imágenes que parecen reales, se mueven, cambian de color, de expresión y dan la sensación de poder tocarlas. No, no es una escena de Volver al Futuro, tampoco es un un fragmento de un libro de Julio Verne, es la descripción de lo que podrán encontrar por estos días los visitantes del Planetario de Medellín.

Hasta finales de junio, la exposición Holografía: Ciencia, Tecnología y Arte, estará en el segundo piso del Planetario de Medellín, con un espacio donde el público tendrá la oportunidad de conocer varios hologramas hechos por el laboratorio de holografía de la Universidad Eafit y miembros del Grupo de Óptica Aplicada, del Departamento de Ciencias Físicas de la Escuela de Ciencias.

A través de la técnica de holografía, que consiste en producir imágenes tridimensionales sin necesidad de otro material que los ojos, gracias a un juego visual, la exposición presenta 24 piezas que muestran imágenes que flotan, cambian de color y hasta dan la sensación de moverse.

“Estas imágenes que se construyen en el laboratorio de la Eafit son el resultado de unas investigaciones que vienen realizando estos estudiantes en óptica y sobre todo en el campo de la holografía”, contó Juan Guillermo Muriel, profesional de iluminación del Parque Explora a EL PALPITAR

Las 24 piezas que componen esta exposición muestran tres tipos de hologramas: los de rayo simple, que son los que parecen estar dentro de una caja; los tridimensionales, que parecen flotar en el aire; y arco iris, utilizados como marcas de seguridad. 

Un Shakespeare pensante y serio que al cambiar de perspectiva pasa a tener una expresión de felicidad, con otros colores y mover sus extremidades, es sólo una de las piezas que conforman esta exposición que los organizadores de la misma definen como una muestra de “copias de la realidad”.

La holografía juega con la amplitud y la longitud de las ondas, logrando confundir al ojo humano para que parezca que lo que ve es real e igual a los otros objetos que lo rodean.

“La holografía, a diferencia de la fotografía, contiene muchísima más información en las imágenes expuestas y dependiendo de la forma en que se construyen estos hologramas se caracterizan unos u otros. Desde las diferentes técnicas uno puede ver los hologramas con la luz normal, que es la luz blanca, o con rayos láser”, dijo Muriel. 

Las piezas presentadas en esta exposición muestran las diferentes técnicas holográficas, más allá de lo que la gente comúnmente reconoce cuando escucha la palabra holograma. Artistas cantando en un concierto en el que en realidad no están o películas proyectadas en 3D son un ejemplo de lo que podría ser la holografía, pero no desarrollan como tal esta técnica de creación. 

“Las aplicaciones de la holografía son muy variadas. Existen, por ejemplo, memorias holográficas, que lo que permiten es contener muchísima información en un espacio muy pequeño o también en el campo de la seguridad, donde se utilizan por ejemplo en la cédula y los sellos holográficos de seguridad. Esta es principalmente la exposición de holografía, son muestras del equipo de óptica de la Universidad Eafit al rededor de las diferentes técnicas y aplicativos de este proceso”, comentó Muriel. 

Así, esta exposición del Planetario ofrece una nueva experiencia visual para los visitantes, gracias al trabajo que investigadores de la universidad Eafit lograron respecto a estos juegos de luz. El público de Medellín puede tener un acercamiento a lo que hace cientos de años se ha intentado lograr y que hasta ahora empieza a ser posible gracias a los adelantos de la ciencia.

La técnica de holografía nació en 1974 a raíz de unas investigaciones que se adelanataban en busca de mejorar la resolución de los microscopios electrónicos, pero no fue sino hasta 10 años después, con la invención del láser, que se pudo poner en práctica este proceso.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario