Periodismo, calle y literatura en los poemas de Gustavo Ospina

Toda su vida ha transcurrido en el barrio Alfonso López y Gustavo nunca optó por salir de allí, pese a ser uno de los epicentros de violencia en la ciudad.

Libro-poema-gustavo-ospina
Foto: CORTESÍA.

Con 25 años de trayectoria como periodista en el diario regional El Colombiano, Gustavo Ospina Zapata, más que un cronista premiado y prestigioso en el medio, se presenta como un poeta, un amante de las letras que se mete en el tiempo para arrancar del olvido lo que sus pasos han vivido.

“La verdad es que los jóvenes poetas generalmente acaban siendo viejos periodistas frustrados”, escribió el chileno Roberto Bolaño en su libro Amuleto; sin embargo, Chiki, como es llamado por sus amigos, además de desempeñarse con facilidad en su oficio, no abandonó su pasión, la poesía.

Más de dos décadas después de  la publicación de su primer poemario, “El Paisaje Alucinante”, publicado en 1992, Gustavo Ospina regresa con versos cargados de experiencias que, si bien vivió él en su trasegar, es probable que cada habitante de Medellín, de las periferias o de la zonas residenciales, haya sentido por sí mismo.

¿Y por qué la poesía? 

Al preguntarle a Chiki sobre su amor por los versos y los textos de Vicente Hiodobro y César Vallejo, combinado con su ejercer como periodista, él responde: “porque de la poesía no podemos vivir, pero la necesitamos para vivir”.

Toda su vida ha transcurrido en el barrio Alfonso López y Gustavo nunca optó por salir de allí, pese a ser uno de los epicentros de violencia en la ciudad, por el contrario, su opción fue reconstruir su memoria a través de los versos que cada día le recordaban sus nostalgias, pero también sus logros.

En consecuencia, uno de sus primeros poemas y de los que él mismo cuenta que más tiempo y esfuerzo le tomó, fue escrito a la memoria de su hermano, fallecido en las calles convulsas de la capital antioqueña en la década del 90.

“Noticias del insomnio”, fue presentado el jueves 16 de julio en la Casa Museo Otraparte por el también poeta, Federico Díaz Granados y bajo el sello de la Editorial Universidad Pontificia Bolivariana.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario