El desafío de lograr una buena gestión cultural en seis meses de nueva Administración

El cambio en las diferentes dependencias de la Alcaldía obedeció al Proyecto 300, propuesto a mediados del año pasado.

Foto: Andrea Rojas / EL PALPITAR
Foto: Andrea Rojas / EL PALPITAR

Por estas fechas, se cumplen ya seis meses de la nueva gestión de la Secretaría de Cultura de Medellín. Trabajar con un presupuesto más reducido, ajustarse al cambio de Gobierno e implementar lo pensado en el Plan de Desarrollo, son los retos con los que la secretaria Amalia Londoño se ha tenido que enfrentar en este primer semestre del 2016.

Para Sergio Restrepo, director del teatro Pablo Tobón Uribe, desde el Plan de Desarrollo que este año se propone, se ha buscado una transversalidad en la cultura, en la que no sólo el arte se tiene en cuenta, sino que también se busca una integración con los otros sectores como la salud, la movilidad y la educación, lo que califica como positivo.

Sin embargo, algunos temas como el de los tiempos de ejecución o el manejo de los recursos, que en este período son más bajos para la cultura, son asuntos que preocupan a algunos sectores culturales de la ciudad.

“Lo principal ha sido el tiempo de ejecución, porque para estas fechas normalmente ya hay varios proyectos ejecutándose, el tiempo va pasando y es inevitable que a uno mensualmente le llegue la cuenta de servicios. En ese sentido creemos que el apoyo de la Alcaldía es uno de los más grandes, por lo que en este tiempo la gente ha entrado a preguntarse, ¿qué pasa?, pero igual yo no soy alarmista en ese sentido”, declaró Jorge Andrés Libreros, miembro de Jabrú Títeres.

Libreros contó que entre sus colegas del sector cultural ha escuchado críticas respecto al escenario que hasta el momento se ha visto y lo que se ha logrado, teniendo en cuenta el tema del presupuesto más reducido, que también preocupa un poco.

Foto: Dúber Cano / EL PALPITAR
Foto: Dúber Cano / EL PALPITAR

Ante esto, Amalia Londoño dijo, en diálogo con EL PALPITAR, que “ hasta hoy hemos tenido una relación muy buena con Consejo Municipal de Cultura, sí hay un escenario presupuestal diferente, hemos tenido años de bonanza y yo creo que hoy es también el momento de ver qué funciona, qué no y cómo tenemos que trabajar con las cosas que tenemos, pero yo hago un buen balance”.

Por su parte, Restrepo piensa que aún hay que darle tiempo a la Secretaría de Cultura para que se acople y continúe los proyectos propuestos hasta este momento.  

“En el tema general, me parece que lograron abrir las convocatorias, que están en discusión, y que de una manera explícita la máquina normal de la Alcaldía se frena un poco por el cambio de Gobierno, por la creación del Plan de Desarrollo y, este año en particular, porque hubo una modernización de la Alcaldía que fue llamada el Acuerdo 300”, mencionó.

El Proyecto 300 se empezó a implementar a mediados del 2015 y dejó como resultado la creación del Departamento de Suministros de la Alcaldía de Medellín y la desaparición de dos subsecretarías, subdirecciones y gerencias, dejando en total 85 dependencias en la Alcaldía de Medellín.

Ante esto, las contrataciones del sector público quedaron adscritas al Departamento de Suministros, teniendo consecuencias en la gestión de la cultura en el municipio de Medellín.  

Frente a todo esto, la Secretaría se sigue mostrando positiva en cuanto al futuro de la cultura en Medellín. De la mano de todos los creadores que trabajan en este sector, Londoño afirmó que se va a continuar trabajando para el fortalecimiento de los procesos culturales en la ciudad.

“Queremos apoyar un montón de iniciativas que han aparecido. Podemos dar la tranquilidad al sector cultural de que estamos acompañándolo y que realmente acá la Secretaría está es para ayudar. Ahora se viene Feria de Flores, se vienen grandes eventos de ciudad y se viene, sobre todo, el hecho de pensar cómo podemos trabajar el tema de la gestión de públicos, de la sostenibilidad y el emprendimiento a la cultura”, manifestó.

De este modo, aún es prematuro evaluar la gestión de la Secretaría de Cultura como positiva o negativa. Los procesos, que se han trabajado en un escenario complicado por los múltiples factores de cambio que la Administración ha tenido, siguen siendo tenidos en cuenta y, como afirmó Amalia Londoño, la idea es seguir proponiendo.

Los diferentes sectores de la cultura, si bien han tenido algunas inconformidades, también están conscientes de que todo hace parte de un proceso y que seguirán trabajando en conjunto con la Alcaldía, pues, según dijo Libreros:  “mientras exista una Secretaría de Cultura, va a haber gente que, como nosotros, quiere desarrollar los proyectos y tener ese apoyo es muy valioso”.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario