Santos resaltó la labor realizada con los dineros por regalías

Antes de la reforma del 2012 existía unos ocho mil 500 casos de regalías irregulares al año.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Como obras y progreso para todos, llamó el presidente Santos a los proyectos impulsados con los dineros que llegan a los 32 departamentos y mil 101 municipios del país, producto de las regalías provenientes principalmente de la explotación del petróleo.

“En Colombia las regalías las asociaban con corrupción. Hoy son sinónimo de obras y progreso para todos los departamentos del país”, dijo el Jefe del Estado.

En los últimos cuatro años, el Sistema General de Regalías ha generado 34 billones de pesos, lo cual coincidió con una cifra histórica de producción de petróleo, superior a un millón de barriles por día.

De esa cifra, 23 billones de pesos han sido destinados a la inversión, diez billones de pesos al ahorro en el Fondo de Estabilización Petrolera, y un billón de pesos a funcionamiento.

“Las regalías son un instrumento para sembrar paz: Sembrar educación es sembrar paz; sembrar desarrollo es sembrar paz; sembrar vías es sembrar paz; sembrar oportunidades para muchachos y muchachas para ir a las universidades es sembrar paz”, enfatizó Santos.

El Mandatario resaltó durante el cierre de la llamada “Maratón de Regalías” que antes de la reforma del 2012 existía un sistema no muy vigilado, que generaba unos ocho mil 500 casos irregulares al año, que cayeron a algo más de 200.

“La transparencia con la que se aprueban y ejecutan los proyectos es hoy una prioridad para el Gobierno Nacional”, expresó.

“Esto lo vamos a seguir construyendo unidos. Todos somos Colombia. Todos tenemos que trabajar unidos y vamos a seguir sacando a este país adelante a través de este sistema de regalías”, finalizó el presidente Santos.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario