EPM recibió dividendos por parte de la empresa filial chilena, Adasa

Los buenos resultados de Adasa en 2015 derivaron en 23 mil millones de pesos de dividendos para EPM.

Foto: CORTESÍA EPM
Foto: CORTESÍA EPM

Hace seis meses, EPM cerró la operación de compra de Aguas de Antofagasta, Adasa, en una transacción que ascendió a los mil millones de pesos; hoy, cuando la empresa comienza a entregar los balances del año, reporta dividendos venidos desde Adasa por 23 mil millones de pesos, una clara muestra de los buenos resultados del grupo empresarial en este 2015. (Lea también: EPM finalizó la operación de compra de la compañía chilena, Aguas de Antofagasta).

“En EPM se continúa con la confianza en la inversión realizada en Chile, ya que los resultados financieros acumulados cumplen las expectativas y las proyecciones del negocio confirman oportunidades importantes de crecimiento”, afirmó Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM

Con Adasa, EPM llegó a Chile para incursionar en la producción y distribución de agua potable para las poblaciones, además del tratamiento de aguas residuales en todo el sistema de alcantarillado.

“Adasa se convirtió en parte del Grupo EPM para seguir avanzando con nuestra presencia en el sector de agua y saneamiento e incursionar en la potabilización de agua de mar y en el suministro de agua en bloque para grandes clientes mineros e industriales, campos en los que vemos inmensas oportunidades para EPM a futuro no solo en Chile sino también en todos los países de América Latina donde tenemos presencia”, afirmó Calle Reestrepo.

Constituida en 2003, Adas presta sus servicios en Chile a 162 mil 851 clientes, más o menos 546 mil habitantes, de los cuales el 64 % están ubicados en Antofagasta, el 28 % en Calama y el 8% restante distribuidos en Tocopilla, Mejillones, Taltal, Sierra Gorda y Baquedano.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario