Termina el 2015, un año que rompió cifras y bolsillos

En 2015, el aumento en la canasta familiar colombiana presenta una cifra total del 4,76%, lo que representa 0,76% por encima de la meta establecida por el Banco de la República.

Foto: Cortesía
Foto: CORTESÍA.

Que los aguinaldos, que las cenas familiares, que las vacaciones, la “salidita”, la reunión, la visita, la ropa nueva, el mínimo que sube poco o nada… todo, a fin de año, se convierte más que en un disfrute en un dolor de cabeza.

Para los colombianos, tener que pensar en la época de fin de año se convirtió en un hueco para el bolsillo. Primero, el alza de la inflación, los precios de los alimentos y los productos por las nubes con el aumento del dólar; segundo, las responsabilidades que no se pueden eludir por el disfrute; y tercero, pensar en el año que viene y que desde el seis de enero, la vida seguirá normal pero tal vez con menos para gastar.

“La economía colombiana tiene unos factores que la han desacelerado y generan preocupaciones para el 2016 especialmente. Durante el 2015, en Antioquia también se sintió esa desaceleración, pese a ello, en el departamento se presentará un punto de crecimiento mayor en la economía en comparación con el país”, afirmó Esperanza Arango, directora económica de Fenalco Antioquia.

Sin embargo, la sensación en los hogares y los consumidores es otra. Tal vez, los índices con los que cierra el país afectan de manera muy marcada o, podría ser, que no hay buenos hábitos económicos en los antioqueños, que impiden que se administren los recursos de una manera más óptima.

economia_navidad3
Foto: CORTESÍA.

En ese sentido, Lina María Ospina, Administradora de Empresas y quien trabaja en Davivienda, explicó a El Palpitar que en su caso personal y en el de su hogar, “este fin de año económicamente estuvo algo regular, lo afronté pagando todas las deudas que tenía, pensando en los regalos de este mes para la familia”.

Un caso similar le ocurrió a Alejandro Velásquez. Él es diseñador, vive en hogar familiar y debe maximizar sus recursos para brindarle lo mejor a su pequeña hija. En este caso, el tipo de gastos varía y su accionar económico se mueve en otros rubros como el educativo y el de accesorios para niños.

“Los productos han tenido una alza significativa y ya se piensa dos veces antes de realizar la compra; en mi caso planeo poco las vacaciones y el año venidero, aún defino qué se va a hacer. Se vienen épocas difíciles, poco dinero, muchos impuestos sobre los productos, con crisis políticas y financieras”, afirma Alejandro.

Y es que las quejas y angustias de los colombianos no pueden ser para menos. Por ejemplo, entre enero de 2015 y el mes de noviembre, los precios acumularon una variación al alza de 6,11 por ciento; y durante el mes de noviembre, la variación en el Índice de Precios al Consumidor -IPC- fue de 0,60 por ciento, mayor al mismo mes en el año 2014, cuando se ubicó en un 0,13 por ciento.

“El año que viene me preparo para esperar la inflación con el alza desmesurada del dólar, no sé si se pueda ahorrar porque este fenómeno afecta en un gran medida la economía del país y por ende la de los hogares colombianos”, destacó la Administradora Ospina.

Por otra parte, desde que inició el año, los precios sufrieron una variación de 6,11 por ciento, cifra que durante los primeros once meses del 2014 se ubicó en 3,38 por ciento.

economía_navidad 2
Foto: CORTESÍA.

“El año pasado teníamos casi el doble de crecimiento al que teníamos por esta fechas, o sea, que este año a pesar de que no ha sido tan malo el comercio en Antioquia, si estamos creciendo unos puntos menos que en el año anterior, es decir, en términos prácticos podemos afirmar que la economía y el comercio se han desacelerado en forma importante”, enfatizó la Directora Económica de Fenalco Antioquia.

La economía para el 2016

Para el 2016 parece que las cosas no esperanzan mucho a los consumidores. El precio de los productos, con tendencia a seguir subiendo de la mano del dólar, hacen prever, con algo de angustia, que el 2016 será un año aún más apretado.

“Aunque todavía estamos lejos de una crisis comercial, sí sabemos que esa desaceleración que se ha sentido con respecto al 2014 puede acentuarse en el primer semestre del 2016, debido a que empezando 2016 tendremos unas tasas de interés al alza, una inflación muy alta debido al precio elevado del dólar, al Fenómeno de El Niño y a muchos otros factores”.

Las nuevas cifras de la inflación no sólo significan un aumento considerable en materia de cifras en los últimos diez años; además, explican el porqué los hogares colombianos cada día viven más con lo justo y el motivo de que todos se estén “apretando los pantalones” a la hora de consumir.

economía_navidad1
Foto: CORTESÍA.

“Para mí, como pensionada, casi poco o nada importa el aumento del mínimo. Por esta época me importa más estar pendiente de lo que sube en la canasta familiar, en los intereses sobre las compras y en el transporte, y hacer cuentas sobre eso con el mismo monto de la pensión que tengo este año,”, afirma Laura Flórez, pensionada del magisterio desde hace 17 años.

Y no sorprende, según datos del Banco de la República, a más de los alimentos que se consumen a diario, existen más de 400 bienes y servicios sobre los cuales se soporta la canasta familiar y el 80% de ellos han presentado un aumento considerable.

Servicios como la salud, la vivienda, la diversión y el vestuario, antes ya referenciados, hacen parte de este paquete que hoy afecta el bolsillo de los colombianos.

“Para 2016 vamos a empezar con una cantidad de factores desestabilizadores como una nueva reforma tributaria, con un déficit comercial importante, de ingresos de capitales al país menores, de un posible aumento del mercado de interés de Estados Unidos. Todas estas situaciones marcan una perspectiva mecroeconómica poco favorable en los mercados”, explica Esperanza Arango.

Para los colombianos, el columpio económico seguirá por unos meses siendo un real padecimiento. Con el paso de los días, la carestía de productos y los cambios de cosechas, representarán el aumento en costos de diferentes alimentos impactados por el Fenómeno de El Niño y la devaluación del peso en relación con el dólar.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario