Débora Arango y su pájaro de Las Monjas y el Cardenal protagonizan nuevo billete de 2 mil

La pintora Débora Arango ahora está impresa en los billetes de 2.000 pesos que los colombianos utilizarán.

DOS-MIL-PESOS1

Esa artista antioqueña que se destacó por su rebeldía a la hora de plasmar sus conceptos en el arte es ahora la cara que los colombianos verán en el nuevo billete de 2.000 pesos. Débora Arango y el famoso pájaro de su polémica obra Las Monjas y el Cardenal, protagonizan el billete.

Ya está rodando por las calles, de mano en mano y llamando la atención de los colombianos ese billete de 2.000 pesos que le rinde homenaje a una antioqueña que murió a sus 98 años, en el 2005, dejando reliquias para el arte de este país, como lo son su obras Cantarina de Rosa, El Almuerzo de los Pobres, Las Matarifes, entre otras.

Pero no sólo Débora Arango aparece en este nuevo billete presentado por el Banco de la República, pues otras insignias que representan a los colombianos también se plasmaron en el arte de este diseño, como lo es el colorido de Caño Cristales y el fruto y hoja que da el Árbol Lechoso.

Cabe recordar que en lo corrido del año se ha renovado la imagen de diferentes billetes y han entrado en circulación, como es el caso de los de 50.000 y 20.000, ahora el de 2.000 y se espera que en este último mes del 2016 se pueda manipular el de 10.000.

“La nueva familia de billetes responde a las necesidades de la economía, rinde homenaje a destacados personajes del país y exalta nuestra biodiversidad, convirtiéndola en la nueva imagen de los billetes”, indicaron voceros del Banco de la República.

Pero esto es, sin duda, también es oportunidad para que los inescrupulosos se aprovechen para falsificar dinero, algo ante lo que usted debe estar alerta con las recomendaciones que hacen los voceros del Banco de la República.

Mire, toque, levante, gire y compruebe” son los cinco pasos a seguir que recomiendan las autoridades en el tema. También se deben tener en cuenta algunas particularidades del billete, por ejemplo el de 2.000 pesos tiene las hojas y el fruto del Árbol Lechoso “impresos en color cobre y al girar, el fruto cambia a color verde”.

DOS-MIL-PESOS2

Al lado izquierdo del billete se descubren al trasluz el rostro de Débora Arango, con efecto tridimensional, y el número 2. Además, las imágenes del pájaro y del texto BRC, impresas parcialmente por anverso y reverso, se completan al trasluz.

Acá los cinco primordiales pasos que deja el Banco de la República:

Mire: “El azul es el color predominante del nuevo billete y presenta cambios de tonalidad. Sus dimensiones son 128 mm × 66 mm y el papel de seguridad es 100% algodón”.

Toque: “Perciba al tacto el alto relieve en algunas imágenes y textos: las imágenes de la artista, el número 2 en sistema braille, los textos DOS MIL PESOS y BANCO DE LA REPÚBLICA, el logo del Banco, firmas y microtextos, entre otros. Estos elementos facilitan la verificación del billete, en especial para las personas en situación de discapacidad visual. Para esta población el Banco continuará entregando, de manera gratuita, una plantilla medidora de nuevos billetes que ayuda a identificar las denominaciones con base en sus tamaños”.    

Levante: “Descubra las marcas de agua con el rostro de la artista Débora Arango y el número 2, que se observan al trasluz”.

Gire: “Observe el efecto de cambio de color presente en la imagen de las hojas y el fruto del árbol lechoso y en la cinta de seguridad, innovadores elementos que resultan de utilizar tintas e hilos de última generación. Descubra también la imagen oculta (BRC)”.  

Compruebe: “Elementos que muestran fluorescencia al exponerse a la luz ultravioleta y microtextos que se leen con lupa”.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario