La sede de Oriente de la Universidad de Antioquia crece cada vez más

Un total de 29 mil millones de pesos ha invertido la Gobernación en la ampliación de la sede ubicada en El Carmen de Viboral.

Sede_Oriente_UdeA
Sede Oriente de la UdeA. Foto: ARCHIVO.

Incentivar la educación en las regiones y hacer accesible a toda la población la educación superior, fue el objetivo de la Gobernación departamental al llevar la Universidad de Antioquia a las ocho subregiones, obviando al Valle del Aburrá.

En el caso de la sede de Oriente, la Gobernación inició desde hace un par de años una transformación gradual del entorno y las instalaciones de ésta. Por ejemplo, en el 2013 se destinaron 17 mil millones de pesos provenientes de recursos de la Universidad con el fin de construir el bloque 200, el cual fue entregado en el mes de abril de ese año.

Además, en enero del año pasado se entregó totalmente repotenciado el bloque primigenio de la sede, el cual antes de las obras presentaba una evidente problemática de hacinamiento, poniendo en riesgo la integridad de los estudiantes. Para la remodelación del edificio, además del intercambio vial adyacente, se invirtieron seis mil 763 millones de pesos.

Actualmente, por su parte, se está desarrollando la tercera etapa de la sede, que consta de tres bloques de laboratorios especializados con espacios aptos para realizar prácticas universitarias. Se espera que el proyecto, que marcha en un 58 por ciento de su ejecución, esté completamente listo para el mes de noviembre.

Así, pues, la oferta académica de la sede para el segundo semestre de 2015, fue de 17 programas de pregrado y tres de posgrado. 491 personas fueron admitidas, de las mil 938 que se inscribieron; se espera que con la construcción de la tercera etapa, que ha requerido hasta el momento una inversión de más de 22 mil millones, la capacidad de la institución aumente en esta zona del Departamento.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario