Asegurados presuntos integrantes del Clan Úsuga en el Bajo Cauca

Los tres hombres fueron judicializados por los delitos de porte ilegal de armas de fuego y concierto para delinquir con fines de extorsión.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Fabio Mendoza Sánchez, alias “Darío”; José Rubén Agamez Álvarez y Héctor de Jesús Uribe Barrera, fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario como presuntos integrantes de la organización delincuencial Clan Úsuga.

Ésta estructura criminal, que delinque en los municipios antioqueños de Cáceres, Tarazá y Caucasia, entre otros municipios del bajo Cauca, se dedica a la extorsión, microtráfico, desplazamientos forzados y homicidios selectivos.

Según las labores de inteligencia coordinadas por la Fiscalía, se pudo establecer que este 26 de julio en un inmueble ubicado en la vereda Isla La Amargura, del municipio antioqueño de Cáceres, algunos integrantes del Clan Úsuga reunirían a varios comerciantes de la zona para comunicarles sobre el cobro de la llamada vacuna.

Mientras se adelantaba dicha reunión, servidores del Cuerpo Técnico de Investigación con apoyo del Gaula Militar, realizaron diligencias de allanamiento a dicho inmueble y se efectuó la captura de Agamez Álvarez, Uribe Barrera y de alias “Darío”, supuesto jefe de finanzas de esta organización.

En el operativo fueron incautadas dos armas de fuego tipo pistola, proveedores y municiones para las mismas. Además de dos motocicletas y cuatro celulares.

Los tres hombres fueron judicializados por los delitos de porte ilegal de armas de fuego y concierto para delinquir con fines de extorsión.

Los investigados fueron enviados a la cárcel El Pedregal de la capital antioqueña.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario