El Alcalde de Betulia fue sancionado por presunto tráfico de influencias

El Palpitar intentó conocer la versión del Mandatario, pero este se negó a hablar sobre el tema.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

León Darío Vélez Yepes, alcalde actual del municipio de Betulia, Antioquia, fue multado por la Procuraduría General de la Nación con un valor equivalente a 30 días del salario básico mensual devengado, por un caso de tráfico de influencias.

De acuerdo con lo determinado por el órgano de control, Vélez Yepes, a través de un escrito remitido a la gerencia de la Cooperativa Salud Integral, encargada de contratar al personal del Hospital de Betulia, sugirió algunos nombres momento en el cual se estableció el tráfico de influencias.

Por su parte, el abogado del Alcalde afirmó que “el oficio por sí solo no puede ser conducta reprochable ya que existe una ilicitud sustancial porque no hay ningún daño comprobado ni a las personas ni a la norma.”

A su vez, el Ministerio Público ratificó que al señor Alcalde “le asistía el deber de actuar éticamente y conforme a ley”, hecho por el cual debió abstener de cometer este tipo de actos, máxime cuando es funcionario público y primera autoridad municipal.

Al momento de ser requerido por El Palpitar, el Mandatario se negó a dar su versión de los hechos, pero afirmó que no ha sido notificado sobre ninguna sanción por parte de la Procuraduría.

Leon Darío Vélez Yepes es Contador Público de la Corporación Universitaría UNICIENCIA y en su hoja de vida como funcionario público, se destacan cargos como Profesional Universitario de la Secretaria de Productividad y Competitividad – Gobernación de Antioquia- donde se desempeño como contador del Fondo Departamental para la Promoción de Proyectos Productivos y Jefe de cartera e Interventor de proyectos.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario