Helbert Eduardo Otero fue capturado por el caso Fidupetrol

El abogado, Víctor Pacheco, ya suscribió un preacuerdo por este caso en virtud del cual aceptó su responsabilidad por tráfico de influencias.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

La Fiscalía General de la Nación capturó a Helbert Eduardo Otero, socio mayoritario de Fidupetrol, por el caso de tráfico de influencias ante la Corte Constitucional.

Contra Otero, la Fiscalía realizará una audiencia de formulación de imputación de cargos e imposición de medida de aseguramiento privativa de la libertad.

El vicefiscal general de la Nación, Jorge Fernando Perdomo, explicó que “de esta forma la Fiscalía General de la Nación considera que a escasos seis meses del inicio de la investigación, se han esclarecido los hechos que le dieron origen”.

De acuerdo con lo expresado en un comunicado del ente acusador, a Otero se le presentará “como presunto responsable del delito de tráfico de influencias de particular, por la posible intervención ante la Corte Constitucional, para asegurar la selección y el fallo favorable de una acción de tutela interpuesta por Fidupetrol S.A. contra la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia”.

Por su parte, el abogado, Víctor Pacheco, ya suscribió un preacuerdo por este caso en virtud del cual aceptó su responsabilidad por el delito de tráfico de influencias de particulares ante funcionarios de la Corte Constitucional.

Igualmente, confirmó la Fiscalía, Pacheco se encuentra aportando información con miras a perfeccionar la aplicación de un principio de oportunidad, por el delito de enriquecimiento ilícito, cargo por el cual la Fiscalía ya presentó escrito de acusación.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario