Condenan a un hombre por el homicidio de su compañera sentimental menor de edad

Cuando ocurrieron los hechos, Gómez López dijo a la familia de la occisa que la mujer se había suicidado.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Juan David Gómez López, de 31 años de edad, fue condenado a 34 años y cuatro meses de prisión por los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego de defensa personal y por ser el responsable de la muerte de su compañera sentimental, una joven de 17 años de edad.

Los hechos que desencadenaron en la condena de Gómez López, ocurrieron la noche del  primero de septiembre de 2011 en una residencia del barrio Popular II. Allí, luego de una discusión, la adolescente de 17 años recibió un disparó en la cabeza propinado por su compañero sentimental. El mismo agresor salió a la calle en busca de un vehículo para trasladar a la lesionada a un centro asistencial, a donde llegó sin signos vitales.

Ese día, cuando ocurrieron los hechos, Gómez López dijo a la familia de la occisa que la mujer se había suicidado.  Sin embargo, los expertos en criminalística no encontraron residuos de pólvora en las manos o la ropa de la víctima.

Días después, Gómez López cambió su versión y dijo a las autoridades que la menor lo atacó con un revólver y que en el forcejeo el arma se disparó. No obstante, y luego de las pesquisas de los forenses en la escena del crimen y el cadáver de la mujer, los investigadores descartaron también el supuesto forcejeo entre la pareja.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario