Otras dos personas fueron aseguradas por el secuestro de un comerciante en Girardota

Por este mismo hecho ya fue condenado un hombre a 29 años de cárcel.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Walter Jair Mosquera Gómez, alias “El Niche”, y Fredy Manuel Campos Martínez, alias “El Zarco”, fueron cobijados con medida de aseguramiento como presuntos responsables del secuestro del comerciante José Orlando Suárez Zuluaga, hecho por el cual ya fue condenado a 29 años de cárcel, Héctor Javier Jaramillo, de 33 años de edad. (Lea también:Un hombre fue condenado a 29 años de cárcel por el secuestro de un comerciante).

Según la investigación adelantada por la Fiscalía, el plagio se dio el 8 de diciembre de 2013 cuando la víctima se dirigió en su automóvil hasta una finca en zona rural del municipio de Girardota, lugar donde Suárez Zuluaga recogería una mercancía para sus negocios que con anterioridad le habían ofrecido los ahora investigados.

Horas después los captores usaron el celular del secuestrado y exigieron a la familia una millonaria suma de dinero. Posteriormente, el 23 de diciembre de 2013, se hizo la primera entrega monetaria, sin aún recibir pruebas de supervivencia.

Con el paso del tiempo, las exigencias económicas se extendieron hasta el 7 de enero de 2014, día en que se perdió comunicación con los delincuentes y no se volvió a tener información del comerciante ni de su vehículo.

Alias “El Niche” y “El Zarco”, fueron capturados por el Gaula el pasado cinco de noviembre en el Parque San Antonio de la ciudad de Medellín y no se allanaron a los cargos que les imputó la Fiscalía por los delitos de secuestro extorsivo agravado y hurto calificado y agravado.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario