A la cárcel fue enviado el pedófilo capturado en Copacabana

El sindicado no aceptó los cargos imputados por el ente acusador.

captura_pedófilo_cti_pornografía

Cristian Emilio Sánchez Londoño, el hombre capturado en Copacabana acusado de tener en su poder más 17 mil fotografías pornográficas de menores de edad, fue enviado a la cárcel este sábado en una decisión proferida por el Juzgado Cuarto Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Medellín.

Este mismo organismo, legalizó la captura, realizó la imputación de cargos y profirió la medida de aseguramiento contra Sánchez Londoño, por los delitos de pornografía con personas menores de 18 años, utilización o facilitación de medios de comunicación para ofrecer actividades sexuales con menores de 18 años y actos sexuales con menor de catorce años.

Según informaciones de la Fiscalía General de la Nación, el hombre contactaba a las niñas, establecía amistad con ellas y en muchas ocasiones relaciones sentimentales, hasta el punto de pedirles fotografías desnudas, para luego amenazarlas con publicarlas si éstas no accedían a sus pretensiones.

“Este hombre era un trabajador de una empresa en Copacabana, nosotros le hicimos seguimiento y logramos contactar a las víctimas, para luego capturar a este hombre por los delitos de pornografía infantil, tortura, constreñimiento ilegal y utilizar los medios de las redes sociales para ofrecer actividades sexuales”, expresó Luis González, director de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía.

Estos hechos fueron dados a conocer por una de las niñas, quien trastornada por las presiones del presunto pedófilo, se contactó con una funcionaria de la Fiscalía y así iniciaron las investigaciones para dar con el paradero y captura de este hombre.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario