“El Cojo” fue acusado de matar a un paramilitar que participó en la masacre de El Aro

El paramilitar asesinado había manifestado en varias ocasiones que Álvaro Uribe y Mario Uribe tuvieron conocimiento de las acciones de las AUC en la masacre de El Aro.

francisco_villalba_paramilitar
“El Cucho” participó en la masacre de El Aro. Foto: CORTESÍA.

Carlos Alberto Arteaga López, alias “El Cojo”, fue acusado por un fiscal de la Corte Suprema de Justicia como presunto responsable de la muerte del paramilitar Francisco Enrique Villalba Hernández, alias “El Cucho”, quien participó en la masacre de El Aro, en Ituango.

De acuerdo con las informaciones suministradas por la Fiscalía General de la Nación, los hechos se presentaron el 29 de abril de 2009, en el municipio de La Estrella, donde sicarios con pistolas dieron muerte a Villalba Hernández, conocido en las autodefensas como Cristian Barreto y quien gozaba del beneficio de prisión domiciliaria.

En el 2010, “El Cojo” fue sentenciado a tres años de prisión por hacer parte de una organización criminal que lideraba en la Plaza Mayorista de Medellín, Alirio de Jesús Rendón Herrera, alias “El Cebollero”. Cuatro años después, fue condenado a 42 meses de prisión por extorsionar a un ingeniero en el municipio de La Estrella.

Por otra parte, y en menos de un mes en el que fue asesinado el paramilitar, se presentaron dos homicidios, el de Carlos Mario Mejía Usma,  alias “Caliche”, jefe directo de alias “El Cojo”; y dos semanas más tarde y con la colaboración de la Policía del vecino municipio de Itagüí, fue desaparecido Diego Alejandro Mejía Parra, alias 28.

La masacre de El Aro se presentó el 25 de septiembre de 1997, en donde se consumó el homicidio de 19 de sus habitantes y los desplazamientos de 15 familias de sus propiedades, por parte de un grupo de hombres pertenecientes a las AUC.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario