30 años de cárcel pagaría alias el “Príncipe Blanco”, abusador de menores de edad

Alias el Príncipe Blanco fue capturado en Itagüí cuando evadía a la justicia.

Príncipa-Blanco-capturado
Foto: CORTESÍA.

Una condena de 30 años le espera a alias el “Príncipe Blanco”, un hombre de 55 años que fue condenado en el 2013 por ser encontrado culpable de inducción a la prostitución, estímulo a la prostitución, acto sexual violento, acceso carnal abusivo y todos con menores de 14 años”, según lo detalló la coronel Marta Herrera, comandante de la Policía de Infancia y Adolescencia del Valle de Aburrá.

Las Autoridades reportaron que el acusado cometió los actos en la ciudad de Cartagena, sin embargo llevaba tres años evadiendo a la justicia en Medellín, aunque fue capturado en el municipio de Itagüí, cuando no portaba su documento de identidad, por lo que tuvo que ser trasladado a las instalaciones del laboratorio de criminalística de la Sijín.

Según lo detallaron las Autoridades, este hombre, que tiene seis denuncias en su contra, utilizaba a niños que estaban en una fundación para la rehabilitación de consumo de drogas, aprovechando que ésta está ubicada al frente de un motel.

“Lo que hacía él era ofrecerle 20 mil pesos a los niños y luego los inducía a consumir alucinógenos, tenía sexo con ellos y luego los inducía a que tuviera sexo contros adultos”, expresó la coronel Marta Herrera.

A este hombre no le aplicaría el beneficio de rebaja de penas a abusadores de menores de edad, puesto que la condena fue realizada en el año 2013. Además, alías el Príncipe Blanco tendría que responder por otros delitos, como el de evasión a la justicia.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario