La FLA previno sobre el consumo de licor adulterado

La compra de licor ilegal afecta los recursos de la licorera, cuyas ganancias se destinan en parte para la salud y la educación en el Departamento.

licor-adulterado
Foto: ARCHIVO.

A través de la campaña “Los buenos tragos”, la Fábrica de Licores de Antioquia -FLA- hizo un llamado a todos los asistentes a la Feria de las Flores para evitar el consumo de licor fraudulento.

Según la empresa, cerca del 20 por ciento de las ventas en el mercado de las bebidas alcohólicas está ocupado por el licor adulterado, el cual puede provocar graves daños en la salud de quien lo consume.

La problemática, comúnmente, tiende a agravarse en este tipo de fechas, pues quienes comercian con licor ilícito aprovechan la temporada festiva para sacar al mercado su producto.

Por ese motivo, la empresa ha tomado medidas para combatir la producción de bebidas falsificadas. La innovación en tecnologías de empaques, tapas y diseños de etiquetas, ha permitido contrarrestar, en parte, el delito en el departamento de Antioquia.

A pesar de estos esfuerzos, el delito sigue teniendo fuerza debido a que la gente sigue comprando este tipo de licor en vista de su bajo precio y porque los consumidores no toman las debidas precauciones a la hora de deshacerse de los empaques del licor legal.

En vista de eso, la FLA invitó a la ciudadanía a hacer parte de la solución para no colaborar, indirectamente, con el delito. Por ejemplo, la compañía recomendó a los compradores botar por separado la botella de la tapa y rasgar la etiqueta, para evitar que estas sean reutilizadas por los productores del licor adulterado.

“Con pequeñas acciones podemos ayudar a combatir este grave problema. Es importante comprender que, además de causar complicaciones en la salud y poner en riesgo nuestra vida, consumir licor adulterado le resta oportunidades y desarrollo a nuestro Departamento”, indicó Fernando Restrepo, gerente de la FLA.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario