Se hizo un llamado para el cuidado y preservación de las quebradas en Medellín

El Concejo de Medellín creó el programa “Las quebradas recuperan su cauce natural”. Los resultados: insatisfactorios.

Quebrada_la_iguaná
Foto: ARCHIVO.

Este viernes 17 de julio las quebradas de la capital antioqueña fueron el foco de debate en el Concejo Municipal. La inversión de los últimos cinco años para el cuidado y preservación de las quebradas ha sido de 63 mil millones de pesos, y aun así, los resultados no son los esperados.

A pesar de la importancia que tienen los pequeños afluentes para el desarrollo urbano y la calidad de vida, el deterioro de los mismos es evidente. Las quebradas han pasado de ser ejes generadores de vida para convertirse en las víctimas del urbanismo frenético. 

A modo de contexto, el corregimiento de San Antonio de Prado actualmente vive una problemática preocupante. Según el concejal Miguel Andrés Quintero, “el agua que está llegando al corregimiento no es suficiente para abastecer la demanda de usuarios que éste tiene.” Esto se debe, en gran parte, a que en las quebradas fluye agua que, aparte de no ser apta para el consumo humano, es escasa.

“Se creó un acuerdo para que las quebradas de Medellín se respetaran. Es necesario crear conciencia al respecto, porque lo primero que pasa cuando una quebrada se crece es que afecta a una casa o a una comunidad”, afirmó el concejal.” Además, aseguró que los afluentes se “han convertido en una cloaca“. 

Si bien la Administración Municipal ha invertido aproximadamente 63 mil millones en el cuidado y mantenimiento de quebradas y en campañas educativas para sensibilizar a la comunidad por la problemática, la secretaria de Medio Ambiente de Medellín, Gloria Alzate Agudelo, reconoció que no se han cumplido las metas y objetivos del acuerdo establecido.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario