14 mil millones de pesos se han invertido para la protección de microcuencas en Medellín

14 mil millones de pesos han sido destinados a la compra de 587 hectáreas

Foto: Cortesía.
Foto: CORTESÍA.

La Secretaría de Medio Ambiente de Medellín, en compañía de la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU, ha destinado más de 14 mil millones de pesos para la adquisición de predios en lugares que permitan velar por la protección de las microcuencas en la ciudad.

Desde 2011, son 587 las hectáreas que en total se han adquirido y en las que, además, se han sembrado más de 730 mil árboles.

Según información de la EDU, estas labores de delimitación de los espacios se hacen con el fin de proteger los sitios estratégicos para la conservación de los recursos hídricos, que llevan agua a los acueductos municipales, distritales y regionales.

Por medio de trabajos de regeneración natural asistida y enriquecimiento forestal, más de 19 mil metros lineales que se han cercado hasta el momento están siendo intervenidos con plantaciones de árboles de especies típicas de la zona.

Estas obras se adelantan en cumplimiento de de la Ley 99 de 1993 que ordena que los departamentos y municipios deben dedicar un porcentaje mayor al 1% de sus ingresos corrientes para la adquisición y mantenimiento de estas zonas. Además, en su artículo 111, la ley declara de “interés público las áreas de importancia estratégica para la conservación de recursos hídricos que surten de agua los acueductos municipales, distritales y regionales”.

Las microcuencas en las que la EDU y la Secretaría de Medio Ambiente están priorizando la compra de predios son: La Guayabala, Ana Díaz y La Picacha, en Altavista; San Pedro y Santa Elena, en el corregimiento de Santa Elena; La Limona, en San Antonio de Prado; San Francisca y La Iguaná, en San Cristóbal; La Frisola y La China, en San Sebastián de Palmitas.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario