Autoridades hallaron el cuerpo del ingeniero Alejandro Ramírez

Después de la desaparición de Alejandro Ramírez, amigos y familiares iniciaron una cruzada para pedir a sus captores que lo liberaran.

alejandro_desaparición
Familiares y amigos esperaban el pronto regreso de Ramírez. Foto: ARCHIVO.

La Fiscalía General de la Nación  logró hallar el cadáver del ingeniero Alejandro Ramírez, quien fue secuestrado desde inicios de marzo de 2015, tiempo en el que las autoridades y la familia clamaban por su regreso.

Las autoridades de la Fiscalía lograron hallar, en Yolombó, el cuerpo del ingeniero, quien desapareció el 2 de marzo de 2015 a cumplir con una cita de negocios en Copacabana.

Al parecer, la ubicación del cadáver de Alejandro Acosta fue materializada gracias a la confesión de integrantes de la banda “La Viña” de Manrique, estructura que recibió un golpe de la Policía a mediados de agosto.

Los capturados durante aquella ofensiva policial fueron alias “Konan” de 22 años de edad, alias “Chinga o Potter” de 21, alias “Emanuel o El Flaco” de 22, alias “Humberto” de 41, alias “Luigi” de 19, alias “Trucha” de 22, alias “Roger” de 19, alias “Polaco” de 24, alias “Cachetes” de 37, alias “El Primo” de 21, alias “Ángel” de 59, alias “Loro” de 25 y una mujer con el alias de “La Flaca o Surrete” de 25 años.

De igual manera, esta banda criminal está señalada de secuestrar también al señor Mauricio Martínez Parra. Lea también Masiva captura de presuntos integrantes de tres bandas en Antioquia

Después de la desaparición del ingeniero, su familia realizó una serie de movilizaciones en la capital antioqueña, solicitando a sus captores que lo liberaran o que dijeran el lugar donde lo habrían enterrado. Lea también Familiares y amigos marcharon por la libertad

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario