Joven de 20 años es la primera en la fila para la misa del Papa en Medellín

Al que madruga Dios le ayuda a ver la misa del Papa y por eso desde la noche de este miércoles han estado llegando personas a hacer la fila a las afueras del aeropuerto Olaya Herrera.

Luisa Correa es la joven de azul y prefiere no figurar en imágenes. Fotos: Alexander Bermúdez.

Es verdad que no todos los días se asiste a una misa con el Papa, de hecho en Medellín no se veía hace 31 años. Eso lo tiene claro Luisa Correa, una auxiliar de vuelo de 20 años, quien representa a miles de jóvenes que quieren vivir esta experiencia por primera vez, por eso se convierte en la primera persona en la fila para entrar a la misa de Francisco este sábado.

Llegó desde las 8:00 p.m. de este miércoles, ya pasó su primera noche y la verdad no fue muy cómoda… “Apenas me estoy secando, en la noche hubo un diluvio, se nos inundó la carpa, se nos entró el agua. Pero no, yo pienso que cuando uno quiere, uno puede y lo importante es tener esa buena energía que amerita esta gran visita”, le dijo a El Palpitar esta joven, quien llegó acompañada de su novio.

Pero no es la única, desde horas de la mañana de este jueves empezó a llegar más gente y hay una modalidad que se está implementando, la de “guardar el puesto”. Por ejemplo  Luisa Correa le va a brir el “campito” a la suegra, la mamá, la abuela y una tía…

Así como esta joven decidió empezar la fila desde el miércoles, hay otros que han hecho monitoreo para ver cómo está la cosa… Ese es el caso de Patricia Osorio, quien llegó desde el barrio El Playón de Bello y hace parte de la comunidad católica de la parroquia María Auxiliadora.

“Yo toda la semana he venido a mirar cómo es la situación para venir a hacer la fila, porque entendemos que es mucho el ‘gentío’, entonces había que venir con tiempo. Esta mañana vine a ver, me devolví a mi casa, empaqué todas mis cosas y me vine a hacer la fila”, contó la señora Patricia Osorio.

Y ¿qué cositas empacó? Ella se llevó una colchoneta, chaqueta, víveres, una silla, impermeable, gorra y elementos alusivos al Papa, mientras que la joven de 20 años llevó carpa, cobija, mucha hidratación, dinero para comprar lo que se les presente y dijo que el baño se lo sortea con los colaboradores de la fila.

Pero no sólo han llegado quienes tienen la cita con el Sumo Pontífice, hay otros que tienen cita con el comercio y también han aprovechado para estar desde días antes a las afueras del Olaya Herrera.

“Al que madruga Dios le ayuda, venimos a trabajar porque la comunidad católica es muy grande y hay que aprovechar la llegada del Papa. Somos una familia, hicimos está banderas y las vendemos a $2.000 la pequeñita y a $12.000 la otra, tenemos también pañoletas y muchas cositas, así que acá afuera vamos a esperar a la gente con la mercancía”, comentó Guillermo Carmona, quien vio oportunidad de empleo en esta visita.

Así pues que no se deje coger la tarde, ya es hora de que se programe para tener un buen puesto en la misa del Papa si es lo que quiere, aunque también tenga en cuenta que tendrá que atravesar por lo menos un par de noches y tres días entre el sol y el agua.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario