Mascotas regaladas en navidad, un drama que esconde maltrato y abandono

Aunque la protagonista de este drama ha sentido la compañía del abandono, aún alberga la esperanza de ser recibida en el seno de una familia.

lupe_perro_mascota
Lupe aguarda por una familia que la acoja en su hogar y la cuide. Foto: EL PALPITAR

Lupita estaba esperando su primera oportunidad de tener familia, a su mes y medio de vida y tiempo en el albergue, logró encontrar en diciembre de 2014 lo que parecía ser su salvación y su necesidad de dar amor y ser amada. Sin embargo, a los siete meses volvió a pisar el mismo lugar de inicio porque creció mucho, y quedó confinada a la eterna esperanza de un peludito, tener casa y una familia.

Como ella, muchas mascotas esconden un drama que hay detrás de los regalos en diciembre y que terminan en muchos casos como abandono y hasta maltrato físico, porque los “caprichos” de niños y la inexperiencia de sus padres le juegan una mala pasada a aquellos seres que solo quieren ser aceptados tal y como son, altos, juguetones o criollos.

Traídos del 24 de diciembre, el comienzo

“La época decembrina es un tiempo en el que se le siguen los caprichos a los niños, quienes son naturalmente los primeros en solicitar mascotas, entonces los padres por darle el gusto se lo dan, pero no calculan el espacio, el tiempo, las necesidades que se deben suplir al animal”, expresó Duván Muñoz, médico Veterinario y coordinador de la Organización Huellitas, de Yarumal.

Asimismo, el funcionario manifestó que debido a la poca preparación que tienen estas familias, comienzan a aburrirse de éste y no lo tratan adecuadamente, hasta tal punto de sufrir maltrato y el posterior abandono.

“Con el pasar del tiempo y cuando el animal está creciendo, va necesitando vacunas, alimentación, tiempo, distracción, paseos, si no se cumplen con estas obligaciones, el animal se estresará, se vuelve hiperactivo, empieza a rasgar los muebles, a defecar u orinar en los rincones de la casa, ahí es donde nace un perro callejero, porque estas familias no hicieron un estudio para recibir a una bella mascota”, explicó.

El de Lupita es uno de esos casos, pues aún sigue esperando una oportunidad para volver a tener un lugar cálido y unos dueños que de verdad asuman su custodia y lo cuiden de todos los males, sin importar su tamaño, su apariencia, pero lo más importante, es que no la miren como un obsequio ni como un objetivo desechable.

lupe_perro_mascota2
Foto: EL PALPITAR

Las calle no es un ambiente para perros que solo conocen su hogar

Sin embargo, fundaciones y hogares de paso luchan incansablemente por la situación de estos “regalos”, que, como muchos perros sin hogar, no tienen la suficiente experiencia para vivir en la calle, ni mucho menos, enfrentar al gigante de cemento que asoma con sus sombras y se quiere comer a estos animales.

Tanto los amantes de los animales y protectores de estas mascotas, hacen un llamado a las personas para que adopten responsablemente y asuman su responsabilidad en la tenencia de estos seres, enfatizando en que ellos no son ni objetos, ni presentes, ni traídos del niño Jesús.

“No den un perrito como traído de diciembre, es mejor que lleven al niño y que él escoja la mascota, que no sea mira tu regalo, para que luego los niños digan que ya no los quieren o en la familia no están de acuerdo y por ello lo terminan tirando para la calle”, destacó Carmenza Puerta, directora de la Fundación Corazón Animal, que está ubicada en el corregimiento de San Félix.

Aunque las adopciones en diciembre, en varios casos, terminan con un final feliz y un hogar para los desamparados, aún hay historias sin contar en donde los peluditos sufren cualquier tipo de vejamen, hasta el punto de la muerte, con tal de deshacerse de ellos.

De esta manera, Lupe sigue en busca de una segunda oportunidad y espera que sus nuevos dueños no la miren como un simple objeto, sino como un miembro más de su familia y un guardián de los niños, algo que extraña porque ella siempre estuvo rodeada de infantes.

lupe_perro_mascota3
Foto: EL PALPITAR

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario