Medellín innova en transporte con el primer bus eléctrico del país

Sobre las calles de Medellín ya está rodando el primer bus eléctrico del país, transportando pasajeros en un plan piloto.

Fotos: CORTESÍA EPM.

Medellín, la ciudad más innovadora del mundo, ahora sorprende a todo el país con la puesta en marcha del primer bus eléctrico, un proyecto con el que EPM quiere demostrar la viabilidad de un transporte público más amigable con el medio ambiente y más aún después de la crisis por contaminación en el aire que se ha padecido en el Valle de Aburrá en los últimos años.  

“Es otro paso adelante de EPM en su programa de movilidad sostenible, lo que refleja una vez más el compromiso ambiental de la empresa y en específico con la calidad del aire de la ciudad”, afirmó Jorge Londoño de la Cuesta, gerente General de EPM.

Este bus, que tiene nueve metros de largo, opera con dos motores de 75 KW de potencia cada uno, requiere un tiempo máximo de carga de tres horas y ofrece una autonomía de 200 Kilómetros. Además, fue diseñado especialmente para adaptarse a las condiciones topográficas de la región.

Según los voceros de EPM, el Busetón “dejará de emitir 28 toneladas de CO2 y 5.6 Kg de partículas PM2.5 cada año, y economizará más de 2,500 galones de diésel”. Actualmente está funcionando con viajes de prueba piloto, transportando a los empleados de la empresa desde la estación Alpujarra del Metro hasta las instalaciones del Edificio Inteligente.

Para complementar las pruebas a este ambicioso proyecto, en el 2018 se sumarán otros dos vehículos para recorrer la ciudad, pero con configuraciones distintas.

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario