La Navidad de los niños de Medellín se encendió con el show infantil que dio Carlos Vives

Carlos Vives Sólo Para Niños fue un espectáculo en donde el samario mostró una nueva faceta pues, teniendo a los niños como invitados principales, tuvo que reinventar su show.

Desde las 3:00 p.m. empezaron a llegar las familias, miles y miles de niños llevaron a sus padres al Atanasio Girardot, pues ellos eran los principales invitados para ver cantar a Carlos Vives. Los pequeños llegaron de todas partes de Medellín, de diferentes estratos sociales, de diferentes edades, de diferentes gustos, pero todos con un común denominador: la emoción de vivir un espectáculo de talla internacional.

Sobre el escenario, primero estuvo la Red de Escuelas de Música acompañando a actores de teatro que sacaron las sonrisas de todos los pequeños con diversas ocurrencias; y luego, casi siendo las 7:00 p.m., Carlos Vives subió al escenario con su característica energía para poner a bailar a grandes y chicos al ritmo de canciones como Mi Caballito, La Tierra del Olvido, Ella es mi Fiesta, El Mar de sus Ojos, Fruta Fresca y muchas más.

El samario no estuvo solo en el escenario, pues además de sus músicos, lo acompañaron varios invitados para cantar temas infantiles y hacer una puesta en escena muy divertida, además, el artista sacó a flote su talento de narrador, porque, como si se tratara de contarle un cuento a un niño antes de dormir, él se encargó de conversar de muchas historias con los asistentes, por ejemplo, de su amor a Medellín.

Se entregaron 16.000 boletas para que los niños asistieran a este show completamente gratis, el cual contó con la producción logística de Linea Estratégica, con equipos únicos en Latinoamérica, que incluso fueron utilizados en eventos como la gira del Papa en Ecuador.

El evento fue el show central del Festival de las Luces, un regalo que la Alcaldía de Medellín, EPM y Tigo-Une para la ciudad. 

EL PALPITAR hizo un cubrimiento especial del concierto, acá algunas fotografías de los momentos más memorables:

Sig Ant
CarlosVives-Palpitar (5)
Dos pequeñas seguidoras, pero grandes de corazón. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (4)
Mientras Carlos Vives se alistaba para salir al escenario, las familias departieron. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (3)
Desde las 3:00 p.m. empezaron a llegar los invitados. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (6)
Antes de que Carlos Vives subiera al escenario, los niños quedaron cautivados con la Red de Escuelas de Música. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (7)
Las luces también fueron protagonistas, con miles de luces de neón se iluminó el Atanasio Girardot. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (12)
Y por fin llegó el momento anhelado: Carlos Vives en el escenario. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (17)
La guitarra fue una fiel compañera de Vives en el show. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (9)
Actos teatrales también tuvieron espacio en el escenario. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (15)
Carlos Vives acaba de regresar de una gira por Estados Unidos con Marc Anthony. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (14)
Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (8)
Cautivados, así quedaron los niños con el conjunto de muestras artísticas que se vieron el show. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (1)
Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (2)
Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (21)
Caballito, más que una canción, fue la forma en la que los padres cargaron a los niños para que ellos alcanzaran a apreciar el show. Foto: EL PALPITAR.
CarlosVives-Palpitar (20)
Carlos Vives se despidió de Medellín, una ciudad que dice “amar” mucho y a la que espera regresar con más música. Foto: EL PALPITAR.
Sig Ant

Acerca de Wendy Restrepo Guzmán

Wendy Restrepo Guzmán
Siempre estoy pensando en ideas descabelladas y lo mejor es que siempre encuentro un cómplice que me ayuda a realizarlas. Me apasiona descubrir que internet es un mundo aparte, lleno de novedades... Soy 100% música, amo el teatro y valoro a todo aquel que se anima a hacer arte. Me agrada casi todo el mundo, menos esos que se creen críticos y sólo son criticones, ¡esos no!

Deja un comentario