Ya son más de 300 los muertos tras el terremoto en Afganistán y Pakistán

Más de 75 mil personas murieron en 2005 tras un sismo de 7.5 grados registrado en Pakistán.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Más de 300 muertos y al menos tres mil heridos, es el saldo que deja hasta ahora el terremoto que se presentó este lunes en el norte de Afganistán, zona de frontera con Pakistán, el otro país que aporta la mayor parte de las víctimas tras el sismo.

De acuerdo con el reporte de la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa, sólo en esta zona ha sido confirmada la muerte de al menos 179 personas y dijeron que los heridos son más de mil 800.

“Estamos listos para brindar asistencia donde sea requerida, incluyendo Afganistán y Pakistán”, afirmó Narendra Modi, primer ministro de India, el tercer país al que el terremoto le causó más que un susto.

Allí, testigos afirman que vieron correr a cientos de personas cuando sintieron el sismo, pero no se reportaron oficialmente personas heridas y mucho menos muertas.

Hasta ahora, expertos en geociencias de Inglaterra, afirmaron que la magnitud del terremoto daba para ser catalogado como catastrófico. Sin embargo, la profundidad del mismo evitó que la magnitud causara consecuencias aún peores.

“Afortunadamente ocurrió a una profundidad de más de 200 kilómetros, por lo que el temblor en la superficie fue menos intenso que si hubiese ocurrido a una menor profundidad con la misma magnitud”, afirmó David Rothery, profesor de geociencias planetarias en la Universidad Abierta del Reino Unido, en un testimonio difundido por la BBC.

En análisis realizado por Rothery, va en la línea en relación con un sismo de 7,6 grados presentado en 2005 en varias regiones de Pakistán y que dejó al menos 75 mil personas muertas.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario