En su cumpleaños, Papa Francisco invitó a desayunar a mendigos

El líder de la Iglesia Católica, además, celebró una misa con cardenales en la que anunció más detalles para los más pobres de Roma.

Foto: Cortesía
Foto: Archivo.

Este sábado, día de su cumpleaños, el Papa Francisco invitó a desayunar a ocho mendigos a su propia residencia en el Vaticano que le felicitaron por su natalicio número ochenta.

Los habitantes de calle, dos mujeres y seis hombres, tenían distintas procedencias: cuatro eran italianos, mientras dos eran rumanos, uno peruano y uno moldavo.

Asimismo, en el desayuno estuvo presente Konrad Krajewski, limosnero papal, quien los llevó a la Casa Santa Marta, residencia del sumo pontífice, con tres ramos de girasoles con los cuales le felicitaron por su cumpleaños.

Por su parte, Francisco compartió con ellos y, después de unos minutos, celebró una misa con sesenta cardenales.

Según la Santa Sede, el Papa enviará postales navideñas y “un pequeño regalo” a varios comedores sociales y albergues, donde residen personas con bajas condiciones económicas.

“Desde hace unos días me viene en mente una palabra que parece fea: vejez. Por lo menos asusta (…). La vejez es sed de sabiduría. Rezad para que la mía sea así: tranquila, religiosa, fecunda. Y también alegre, gracias”, dijo Francisco en la misa con los altos clérigos.

De acuerdo con fuentes cercanas al Papa, el sumo pontífice ha recibido en varias ocasiones a los “sintecho” de Roma, a quienes ha facilitado hacer uso de las duchas y la barbería de la Plaza de San Pedro, además de regalarles sacos de dormir, comida, dinero y recorridos en sitios turísticos, como los museos vaticanos, además de entradas a cine.

Cabe señalar que Francisco pasará su cumpleaños en quietud, luego de haber recibido las felicitaciones de diferentes figuras políticas internacionales, como el presidente estadounidense Barack Obama y el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario