Venezuela cerró un nuevo paso fronterizo, ahora, en Arauca

Otros diez municipios en zona de frontera fueron cobijados con el estado de excepción.

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Pese a que el anuncio no lo hizo el presidente Maduro en su intervención de este martes en la noche, este 16 de septiembre la frontera de Colombia con Venezuela, en Arauca, amaneció cerrada para el paso de nacionales y venezolanos, al igual que ocurrió hace cuatro semana en Norte de Santander y hace ocho días en Paraguachón, La Guajira.

Además del cierre en el Puente Internacional José Antonio Páez, en Arauca, Maduro extendió la medida de excepción a otros 10 municipios fronterizos con Colombia y envió a por lo menos tres mil militares para que custodien las zonas en cuestión.

“He decidido activar de manera inmediata las zonas número 4, 5, 6 y 7 de la Misión Nueva Frontera de Paz”, afirmó Maduro en relación con lo que él llama “planes especiales”, que no es otra cosa que el cierre sistemático de cruces fronterizos y bloqueos en municipios aledaños con Colombia.

Los municipios involucrados en esta nueva declaratoria de estado de excepción son: Páez, Rómulo Gallegos y Pedro Camejo, del estado Apure, ubicado en el extremo sur de la frontera que comparten Venezuela y Colombia.

Por su parte, la zona 4 y 5 se circunscriben en los municipios Jesús Enrique Losada, Rosario de Perijá, Machiques de Perijá, La Cañada Urdaneta, Jesús María Semprún, Catatumbo y Colón, todos del estado Zulia.

De acuerdo con las últimas cifras reveladas por la ONU, al menos 20 mil colombianos han sido afectados por la actual crisis en la frontera entre Colombia y Venezuela. Se destacan, mil 467 deportados y más de 18 mil quienes huyeron por temor.

 

 

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario