El Gobierno aprobó un cupo de 13.3 millones de galones de gasolina al mes en ciudades fronterizas

El Gobierno enfatizó que el aumento busca que las regiones se abastezcan con la gasolina nacional, refinada en Colombia.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El Gobierno Nacional aprobó un nuevo cupo de 13.3 millones de galones de gasolina al mes para los departamentos de Norte de Santander, Arauca y La Guajira, todos ubicados en las fronteras con Venezuela, cerradas desde hace dos meses por el Gobierno de Nicolás Maduro.

En total el nuevo rubro representa nueve millones de galones adicionales para Norte de Santander, dos millones de galones para Arauca y dos millones 300 mil galones para La Guajira, sobre la cual el Ministro anunció la aprobación de un cupo de dos millones 300 mil galones mes, porque este departamento no contaba con cupo de gasolina nacional.

“No tenía cupo porque se abastecía de un convenio que existía entre PDVSA y una cooperativa que atendía las necesidades y que en el pasado sirvió para que este combustible venezolano, de forma legal, abasteciera el mercado de La guajira”, explicó

El Ministro de Hacienda, además, expuso los puntos en relación con los subsidios para ayudar a las zonas de frontera, a través de los cuales el Gobierno aporta dos mil 100 pesos por galón, para que paguen los usuarios una gasolina más barata.

“En Colombia un galón de gasolina cuesta aproximadamente ocho mil pesos, aquí en las zonas de frontera cuesta cinco mil 200 pesos. Esa es la diferencia de precios. De esos dos mil 800 pesos de diferencia el Gobierno Nacional está poniendo dos mil 100 por galón”, especificó.

Igualmente, explicó que los gobiernos departamentales y municipales también sacrifican algo de su sobretasa al aportar 700 pesos por galón.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario