Programa de viviendas gratis entregó 130 nuevas casas en Boyacá

En la segunda fase de vivienda gratis en Boyacá se presentaron 49 proyectos en 45 municipios con más de tres mil 200 nuevos hogares.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

En Sativanorte y Soatá, Boyacá, el Gobierno Nacional entregó este sábado 130 casas como parte del programa de 100 mil viviendas gratuitas dirigido a las familias más vulnerables del país.

En Sativanorte, fueron entregadas 50 viviendas por un valor de dos mil 255 millones de pesos. Por su parte, en Soatá, los beneficiados recibieron 80 casas en la Urbanización Villa Esperanza que tuvieron una inversión cercana a los tres mil 600 millones de pesos.

“El programa de gratuidad genera nuevas oportunidades de empleo para las zonas aledañas donde se desarrollan los proyectos de vivienda. En esta oportunidad, personal de la región encontró un manera de formalizar su trabajo y contribuyó así a la disminución de los índices de desempleo, una meta representativa de este Gobierno”, destacó el vicepresidente Germán Vargas Lleras

De su lado, el Ministro de Vivienda, Luis Felioe Henao Cardona, explicó que los beneficiados “con sus ingresos no hubieran podido acceder a un crédito o ahorrar en un banco” para adquirir una vivienda.

En la primera fase del programa de gratuidad, el Gobierno Nacional construyó y entregó mil 629 viviendas gratis en Boyacá, y para la segunda fase el departamento presentó 49 proyectos en 45 municipios con más de tres mil 200 nuevos hogares 100% subsidiados.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario