Ya son nueve las víctimas encontradas al “Monstruo de Monserrate”

Este nuevo hallazgo y los anteriores, se han logrado gracias a la colaboración de este hombre.

Foto: CORTESÍA
Foto: CORTESÍA

Con el hallazgo este jueves de otro cuerpo, ya son nueve las víctimas del “Monstruo de Monserrate” encontradas cerca al cambuche en el que vivía este hombre, identificado como Freddy Armando Valencia.

Varias personas del barrio La Paz, cerca al lugar donde habitaba Valencia, indicaron que lo veían a él caminando por las calles con un perro y comprando bazuco pero nunca se imaginaron que él podría ser el protagonista de este escalofriante hecho.

Por su parte, Carmen Torres, directora de la Fiscalía seccional Bogotá, señaló que siguen en la búsqueda de más víctimas para lo que fue creado un grupo especial de búsqueda e investigación.

“La Fiscalía continúa, a través de la Policía Judicial de la Sijín, adelantando las labores para determinar sí existen más restos óseos en el sector”, indicó Torres.

De acuerdo con el victimario, al aceptar los cargos, él se encargaba de buscar a sus víctimas para luego, a través del ofrecimiento de drogas y licor, intentar accederlas sexualmente. Sin embargo, las que se negaban a hacerlo, morían a manos suyas.

“Yo recogía a estas muchachas en la calle, las llevaba a mi casa, las bañaba, les daba comida y a cambio de todo esto yo pedía estar con ellas pero ya cuando tenían todo esto, ellas querían llevarse mis cosas de valor entonces yo por defenderme las asfixié, me acuerdo claro de por lo menos cuatro, de las otras no porque estaba muy trabado”, aseguró Valencia.

La Fiscal local no descartó la posibilidad de que a Valencia le sean imputados varios cargos diferentes a los de homicidios y desaparición.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario