A un indigente le prendieron fuego en plena calle de Cali

Las autoridades avanzan en la búsqueda del atacante de este hombre en situación de calle.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Gilber Arana, de 31 años de edad, un indigente que dedica su vida a deambular las calles de Cali, Valle del Cauca, se debate a esta hora por salvar varias partes de su cuerpo, luego de que un desconocido le prendiera fuego, motivo por el cual sufrió quemaduras de tercer grado.

De acuerdo con el relato del mismo afectado, el hecho se presentó mientras que Arana se encontraba durmiendo en una vía del barrio Nápoles cuando de la nada se vio “envuelto en llamas”.

Arana llegó por su cuenta al puesto de salud del Hospital Mario Correa de Cali, desde donde debido a la gravedad de sus heridas, tuvo que ser llevado al Hospital Universitario del Valle (HUV), donde fue internado en el pabellón de quemados y es atendido por médicos quienes intentar salvarle las partes del cuerpo afectadas.

Ante la gravedad de las heridas de este hombre en situación de calle, será intervenido quirúrgicamente en las próximas horas para realizar una limpieza a las áreas de la piel afectadas y posteriormente comenzará el proceso de recuperación.

Según registro de las autoridades de la capital del Valle, el ataque contra Arana es el segundo con fuego a un indigente que se registra en Cali en menos de dos meses, después de que en el mes de febrero una persona identificada como Angelo, de 62 años, fue rociada con gasolina y prendida en llamas mientras dormía en el barrio San Antonio.

Mientras que Arana lucha por recuperarse, las autoridades realizan un barrido a esa zona de la ciudad en búsqueda del sospechoso de atentar contra la vida de este habitante de calle.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario