Soldado que se encontró guaca de las Farc se cambió de sexo para ocultarse

El soldado hace parte del grupo de uniformados que encontraron una elevada cantidad de dinero en selvas de Caquetá.

Capturado_Soldado_Guaca
Foto: CORTESÍA POLICÍA.

La Policía detuvo en la ciudad de Cali a un soldado condenado junto a otros 146 militares por apropiarse de una guaca millonaria de las Farc en 2003, que hallaron en zona rural del departamento del Caquetá, informó la institución.

El detenido, cuya identidad no fue facilitada, fue hallado en la Comuna 4 del norte de Cali y está condenado por peculado y apropiación indebida, explicó a medios el teniente coronel Oscar Lambrea.

El detenido fue puesto a disposición de una guarnición militar, donde explicó que ha tenido que moverse por varias ciudades y cambiarse de sexo para evitar su captura.

El 18 de abril del 2003, cuando militares colombianos perseguían a rebeldes de las Farc en las selvas del Caquetá, se encontraron a la orilla de un río bidones llenos de dinero.

Tras descubrir la “guaca”, término con el que los campesinos denominan los tesoros arqueológicos, los militares decidieron quedarse con el dinero, cuya cantidad no se hizo pública pero se estima que ronda los 40 mil millones de pesos.

Sin embargo, comenzaron a ser descubiertos puesto que mostraron su nueva riqueza al hacer grandes gastos; entonces, en 2013, fueron condenados a penas que oscilan entre cuatro y seis años de cárcel en función de su rango militar.

La decisión, que fue en contra de la solicitud de la Fiscalía y de la Procuraduría, que habían solicitado la absolución de los militares, se basó en pruebas que permiten inferir que los acusados incurrieron en el delito de peculado porque se habrían apropiado del dinero que encontraron de manera accidental.

De igual manera, se ordenó la captura inmediata de los procesados puesto que algunos de ellos, como el detenido hoy, estaban prófugos de la justicia.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario