Estas son las fantasías sexuales más frecuentes entre hombres y mujeres

La investigación revela que hay fantasías inusuales y raras.

Foto: Cortesia
Foto: CORTESÍA.

Un equipo de investigadores del Instituto Universitario de Sanidad Mental de Montreal y el Instituto Philippe Pinel-de Montreal, realizó  un estudio que define científicamente, por primera vez en la historia, la desviación sexual.

“Nuestro principal objetivo era especificar las normas en las fantasías sexuales, un paso esencial en la definición de patologías y como sospechábamos, son más las fantasías comunes, que las fantasías atípicas”, afirmó Christian Joyal, autor principal del estudio.

Para su investigación contaron con la participación de 1.517 adultos con alrededor de 30 años, que respondieron a un cuestionario sobre sus fantasías sexuales, lo que arrojó el siguiente resultado.

A la mayoría de los hombres les gustaría que sus fantasías se hicieran realidad, entre ellas tríos y orgías-, pero entre estas no incluyen a su pareja, sino que sueñan con relaciones extramatrimoniales, también tienden a imaginar a su pareja teniendo relaciones con otra persona o con alguien del mismo sexo.

El estudio publicado en la revista The Journal of Sexual Medicine, determina que las fantasías como tener relaciones con animales  o con niños, son raras, mientras que el travestismo, o el abuso sexual de una persona bajo los efectos del alcohol, son fantasías inusuales y están relacionadas con la “lluvia dorada”.

Por último, las fantasías normales serían sobre sexo oral, tener relaciones con dos mujeres, en el caso de los hombres, o sexo en un lugar romántico, en el caso de las mujeres.

Acerca de Duber Cano Aguirre

Duber Cano Aguirre
Comunicador social y periodista de la Fundación Universitaria Luis Amigó sede Medellín. Me gusta estar informado sobre todos los principales acontecimientos ocurridos en Colombia, especialmente lo que concierne al orden público en Medellín y su Área Metropolitana. Creyente en Dios y fiel a los principios constitucionales de Colombia.

Deja un comentario