Hospital Santa Margarita de Copacabana se entregará con seis meses de retraso

Además de retrasos, hubo sobrecostos en las obras.

Hospital_Copacabana
Así está actualmente el hospital. Foto: CORTESÍA.

El Hospital Santa Margarita de Copacabana estaba programado para ser entregado en el pasado mes de mayo; tres meses y medio después de la fecha pactada, se decidió que será terminado en el mes de noviembre, con un evidente retraso.

Según el alcalde municipal, Héctor Monsalve Restrepo, el retraso obedece a las exigencias que realizó el Ministerio de Salud en lo referente a medidas de seguridad -sistemas contra incendios y ascensores, entre otras-, los cuales no estaban en los diseños de la obra.

Según Monsalve, el retraso actual no supera los quince días, pero para Hernán Elejalde López, director del Área Metropolitana, las demoras de las obras corresponden a un 15 por ciento del cronograma preestablecido, es decir, 83 días.

El Director mencionó que hay un avance cercano al 70 por ciento en la ejecución de las obras, pero que se debería ir en un 83 por ciento. Además, mencionó que hubo necesidad de realizar una inyección financiera adicional a la inversión, la cual era de siete mil 447 millones de pesos, correspondientes a tres mil 408 millones; por lo que el hospital, finalmente, costará diez mil 436 millones en total.

La obra, por otro lado, deberá ser entregada el 2 de noviembre; pero, al parecer del Director del Área, podría irse hasta el mes de diciembre. Elejalde también destacó que se adelantan obras de urbanismo alrededor del hospital, las cuales tuvieron una inversión total de mil 800 millones de pesos. 

Eso sí, aún si el Hospital Santa Margarita se entrega en diciembre, no podrá entrar en funcionamiento sino hasta que la nueva Administración Municipal se posesione y empiece a regir, es decir, a partir de enero de 2016.

Hospital_Copacabana_Diseño
Así se espera que quede el centro hospitalario. Foto: CORTESÍA.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario