Alcantarillado de Centralidad Mazo en Santa Elena avanza en un 90%

La Centralidad, por su parte, fue inaugurada el pasado jueves por el Alcalde de Medellín.

Alcantarillado_Santa_Elena
Foto: CORTESÍA.

La Centralidad Mazo, ubicada en el corregimiento de Santa Elena, podrá contar con el servicio de alcantarillado antes de lo que tenía presupuestado la Administración Municipal; actualmente, las obras en general cuentan con un avance del 90 por ciento con respecto al cronograma general, en tanto que la obra física va en un 80 por ciento.

El complejo educativo fue inaugurado la semana pasada (Le invitamos a leer: Educación superior para Santa Elena: se entregó la Ciudadela Universitaria Digital). Sin embargo, actualmente se ejecutan trabajos de mejoramiento y acondicionamiento en el alcantarillado.

Si bien se tenía presupuestada la finalización de las obras para mucho después, la Alcaldía anunció a través de un comunicado que para las primeras semanas de diciembre habrá servicio de alcantarillado, el cual beneficiará directamente a 880 personas.

El proyecto consta de tres mil 690 metros de tubería instalada, un suministro de tanques para la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, estación de bombeo, 200 metros de mallas eslabonada, madera inmunizada de 180 metros y vías de acceso a la Planta, entre otros aspectos.

Además, las obras contemplan la conexión de tres nuevos ramales de alcantarillado para los sectores de Los Mingos, Paysandú y Santa Teresa, los cuales no estaban incluidos inicialmente y avanzan en un 87 por ciento.

Este sistema de alcantarillado requirió una inyección económica de más de siete mil millones de pesos y permitirá el transporte de casi 11 litros por segundo de aguas residuales domésticas, favoreciendo el cuidado del agua y la salud de los habitantes.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario