Reclusos de la cárcel de Sonsón denunciaron hacinamiento y precariedad

El problema de hacinamiento carcelario, según directivas del Inpec, es una problemática general en el ámbito nacional.

Cárcel_Sonsón
Cárcel municipal, que presta sus servicios a Argelia, Nariño, Sonsón y Abejorral. Foto: CORTESÍA.

La cárcel municipal de Sonsón, la cual le ofrece servicios a cuatro municipios del Departamento, presenta hacinamiento, precariedad en el servicio alimenticio y múltiples irregularidades administrativas, por lo que los presos decidieron entrar en huelga de hambre.

Ángela Liliana Cardona Matínez, directora del Centro penitenciario de Sonsón, reconoció en meses pasados que la cárcel presentaba irregularidades, especialmente relacionadas con el número de reclusos. “El establecimiento, en este momento, se encuentra con un total de 149 internos, superando la capacidad de albergue de la cárcel que es de 75 personas”, expresó el pasado mes de abril la funcionaria.

Pero la situación en los últimos cinco meses, al parecer, se ha agravado. Jorge Rodríguez, recluso del centro penitenciario, denunció que actualmente hay 230 presos, en el mismo espacio destinado para sólo 75 personas, el cual no se ha modificado a pesar de las irregularidades que se presentaban ya meses atrás. 

“Estamos en huelga de hambre porque tenemos un hacinamiento del 304 por ciento. Además, hay irregularidades en la alimentación”, dijo Rodríguez, quien añadió que la última comida para los presos la daban a las tres de la tarde, lo que dinamitó los aires de huelga que ya existían por la aglomeración de personas en el sitio.

A la problemática se le suma que, como en varias cárceles del Departamento, no se está prestando la atención médica debida a los presos, según las denuncias hechas por los prisioneros provenientes de Argelia, Nariño, Sonsón y Abejorral, municipios a los que les presta sus servicios la cárcel.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario