Tensa calma en veredas de Briceño en riesgo de desplazamientos

En las zonas más apartadas existen dificultades para acceder a la cabecera del municipio.

Foto: ARCHIVO
Foto: ARCHIVO

Posibles enfrentamientos entre las Farc y miembros del “Clan Úsuga”, mantienen en zozobra a los habitantes de seis veredas y un corregimiento de Briceño, lugares en los que les es casi imposible acceder a la cabecera municipal por miedo a quedar inmersos en el fuego cruzado.

Durante la semana que culminó, una comisión de verificación realizó una visita a estos lugares, con el fin de constatar la actualidad de las familias habitantes en la zona y verificar el real peligro de desplazamiento al que podrían ser sometidos.

“Este tipo de misiones lo que hacen es acompañar a las comunidades para que sientan que el Estado está en una misión interinstitucional donde estaba la Unidad de Víctimas, la Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Gobernación de Antioquia y la Alcaldía del municipio, es llegar de nuevo al territorio y demostrarles que no están solos”, destacó Jorge Mario Alzate, director de la Unidad de Víctimas en Antioquia.

La comisión que llegó a las veredas La América, El Pescao,  La Molina, La Mina, La Calera y El Orejón, y al corregimiento Pueblo Nuevo, pudieron constatar que en la zona se vive una tensa calma producto de las amenazas de los grupos armados y por la imposibilidad a veces de acceder a la cabecera municipal.

“Hay tranquilidad en la población. Sin embargo, hay más afectaciones en la vereda La América que es una población más distante y que por las mismas dinámicas que tienen estos grupos armados, generan temores en la comunidad para tener acceso a las cabeceras”, agregó Alzate.

Ahora, para la comisión, la labor será evaluar al detalle lo que se observó en la región, para determinar las medidas a adoptar con la finalidad de evitar desplazamientos y brindarles garantías a los habitantes.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario