Los retos que enfrentará el nuevo Ministro de Minas

Se espera que esta semana Juan Manuel Santos elija el nuevo Ministro, en medio de la crisis energética que afronta el país.

Tomás González renunció a su cargo a principios de marzo, angustiado por la crisis energética en el país. Foto: CORTESÍA
Tomás González renunció a su cargo a principios de marzo, angustiado por la crisis energética en el país. Foto: CORTESÍA

Cuando Tomás González renunció a su cargo a principios de este mes, inmediatamente el Gobierno empezó a buscar un reemplazante que fuera idóneo y supiera enfrentar los enormes retos que tiene la cartera de Minas y Energía, máxime en una época de escasez de lluvias y pocas reservas energéticas. (Lea: Ministro de Minas y Energía renunció a su cargo).

Así, pues, se tiene previsto que durante esta semana, a más tardar el jueves, el Presidente de la República anuncie quién será el nuevo Ministro de Minas y Energía, que tendrá como principales objetivos abastecer la demanda energética del país y tomar decisiones frente a temas angulares, como la caída en los precios del petróleo y el escándalo de Reficar.

Tan gris es el horizonte del Ministerio, que en semanas anteriores, cinco empresarios y expertos de dicho sector dieron un paso al costado y rechazaron el ofrecimiento de Santos de que alguno de ellos ocupara el cargo.

En ese orden de ideas, se planteó la posibilidad en la Casa de Nariño de que el nuevo Ministro salga de una baraja en la que suenan nombres como Luis Fernando Castro, director de Bancóldex; José Camilo Manzur, presidente de Asocodis; y Andrés Escobar, actual viceministro de Hacienda.

Tres frentes

El que sea elegido como nuevo Minminas, deberá asumir el control de una cartera que actualmente enfrenta una de las mayores crisis de su historia, principalmente, por los recios fenómenos ambientales, presuntos malos manejos presupuestales y una evidente desarticulación entre el sector público y el privado.

Inicialmente, será tarea del nuevo Ministro esfumar el fantasma de un posible racionamiento eléctrico en el país, el cual ha planteado el presidente Santos debido a los bajos niveles de los embalses y el elevado consumo energético en Colombia.

A tal punto llega la crisis, que el Gobierno nacional se vio obligado a importar energía desde Ecuador a un elevado precio y a lanzar campañas que incentivaran el ahorro de los recursos energéticos, como es el caso del programa Apagar Paga.

Atravesar el último período de efecto del Fenómeno de El Niño (expertos señalan que éste iría hasta el principio de mayo) sin apagones ni cortes sistemáticos del fluido eléctrico y garantizar el funcionamiento de las hidroeléctricas del país pese al bajo nivel de sus embalses, deberán ser los primeros eslabones a sostener por el nuevo Ministro.

En segundo lugar, el nuevo jefe de dicha cartera tendrá que aclarar ante la opinión pública qué sucedió con el cargo por confiabilidad, un cobro que se le realizó a los colombianos durante varios años a través de la factura de servicios públicos y cuyos recursos debían destinarse para evitar racionamientos en épocas de escasez. (Amplíe: Fiscalía investigará supuestas irregularidades en manejo del cargo por confiabilidad).

Asimismo, enfrentará uno de los mayores escándalos por corrupción y detrimento patrimonial del país, a saber, el que presuntamente ocurrió durante el proceso de modernización de la Refinería de Cartagena (Reficar), el cual estaba presupuestado en algo más de 3.000 millones de dólares, pero terminó costándole al Gobierno más de 8.000. (Lo más nuevo sobre el tema: Reficar confirmó millonaria demanda contra CB&I).

Finalmente, deberá articular acciones con el sector privado, el cual ha hecho saber su inconformidad por recientes decisiones desde el Gobierno nacional que han perjudicado sus ingresos.

Como botón de muestra, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Francisco José Lloreda, señaló ante medios de comunicación que el nuevo Minminas debe diseñar un plan de choque que alivie las pérdidas del sector, que se han visto agravadas por los bajos precios del crudo y el elevado valor del dólar.

“La industria requiere con urgencia de medidas competitivas para mantener su dinamismo y contribuir al desarrollo del país”, explicó Lloreda, quien se mostró preocupado por el hecho que el barril de petróleo no alcance una cotización mínima de cien dólares, como lo tenían presupuestado a comienzos de este año.

Igualmente, diversas empresas mineras consideran que es necesario tomar decisiones ante la explotación en los páramos, que antes eran considerados territorios aptos para la sustracción de metales y recursos, y cuya protección ha derivado en enormes pérdidas económicas para los empresarios.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario