Víctimas de la masacre en Pueblo Bello, Turbo, recibieron el total de las indemnizaciones

La firma del convenio cumple con lo mandado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Ministerio del Interior.

Foto: Cortesía
Foto: CORTESÍA.

Este martes 21 de julio, con la firma de cumplimiento entre la Comisión Colombiana de Jurista, representantes de las víctimas y el Ministerio del Interior, quedó cerrado el capítulo del pago de indemnizaciones a las víctimas de la masacre de Pueblo Bello corregimiento de Turbo, Antioquia, ocurrida el 14 de enero de 1990 y en la que 60 paramilitares torturaron y asesinaron a 43 civiles.

El documento de cumplimiento del pago total de las indemnizaciones, por valor aproximado a los doce mil millones de pesos, a 435 familiares de víctimas, está conforme con lo ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Ministerio del Interior.

Durante la firma por parte del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y del director de la Comisión Colombiana de Juristas, Gustavo Gallón, quien es el representante de las víctimas, el jefe de la cartera política aseguró que “reparar a las víctimas del conflicto armado es fundamental para lograr la paz”.

Por su parte, Gustavo Gallón dijo que con el pago total de las indemnizaciones “se llegó al final del viacrucis para las familias de las víctimas”.

Con esta firma, luego del vaivén de sentencias, quedó cerrado el capítulo del pago de las indemnizaciones de las familias de las víctimas de esta masacre que enlutó al Departamento a comienzos de la década de los 90.

turbo
Foto: Cortesía. Iglesia de Pueblo Bello, corregimiento de Turbo.CORTESÍA.
Foto: Cortesía
Foto: CORTESÍA.

Acerca de Andrés Felipe Bustamante Restrepo

Andrés Felipe Bustamante Restrepo
Comunicador social - educador. Dios, familia, amigos. Interesado en el proceso de paz, en los deportes y en vivir en armonía. Poco comunicador, muy periodista. Me gusta saber sobre la historia de la Colombia violenta, no por apología, más por entender el porqué de todo este complot violento en el que vivimos inmersos los colombianos del común. Creo en lo que se hace bien, como diría un maestro: “no se mate haciendo las cosas, hágalas bien”. No hay que morir en el intento, hay que hacerlo.

Deja un comentario