10 años del Pico y Placa en Medellín, efectividad Vs alternativas de transporte público

Una de las alternativas estudiadas por las autoridades, es la implementación de peajes urbanos en algunas zonas de la ciudad.

trafico_picoyplaca_elpalpitar1
Foto: CORTESÍA.

Esta semana inician las sanciones económicas a los infractores de la medida del Pico y Placa que acaba de rotar en el segundo semestre del año, igualmente se cumplen 10 años de la entrada en vigencia de esta norma que busca mitigar el impacto de movilidad en la ciudad.

Descontento, apoyo y controversia ha generado el tema en la capital antioqueña. Algunos creen que la medida ya no es efectiva y otros abogan porque se endurezca y se extiendan los horarios de restricción como se hace en otras ciudades.

Lo cierto es que hay un punto en el que todos convergen, la consolidación y fortalecimiento del servicio de transporte masivo público como punto de partida hacia una ciudad con índices de movilidad cómodos y sin el traumatismo que generan las congestiones vehiculares.

Integrar a la ciudadanía hacia lo público

Si bien es cierto que en la ciudad se han desarrollado proyectos de transporte público que sin duda impactan en la movilidad de las personas, para José Fernando Ángel, analista de Movilidad y ex secretario de transportes y Tránsito de Medellín, las estrategias deben ir más allá.

De acuerdo con Ángel: “La solución a la largo plazo tiene que ser la generación de alternativas de movilidad en sistemas públicos de alta calidad. Se vienen dando pasos, pero falta la visión de  sistema total y simultánea, porque las motocicletas no están ganando el tiempo”.

En ese sentido, haría falta complementar los avances que ya se tienen con estrategias que brinden a las personas bienestar en tiempo y espacio, dado que una de las razones que sostienen los ciudadanos al rehúso por abordar el transporte público, es la incomodidad.

Se restringen los horarios, aumentan los vehículos

Según cifras entregadas por la  Secretaría de Movilidad de Medellín para el año 2005, cuando se dio inicio al Pico y Placa, en la ciudad habían 352.287 carros y 150.079 motos, para un total de 502.366 vehículos en circulación. A julio de 2015, esas cifras ascendieron a 624.082 carros, 629.865 motos para un total 1.253.927 vehículos, es decir casi tres veces más de lo que había hace diez años.

Con esa perspectiva, si bien la medida impide que un número considerable de vehículos circulen por las calles de la ciudad, el aumento del parque automotor casi que pone en jaque la medida.

“Terminamos haciendo algo contraproducente, porque las personas con mayores posibilidades económicas lo que hicieron fue comprar un segundo carro para rotar en los días que tengan pico y placa”, sentenció José Fernando Ángel.

Peajes urbanos a cambio del desmonte de la medida

Las autoridades son conscientes de la problemática de movilidad que se afronta en la ciudad, por eso analizan estrategias que reduzcan las congestiones y contribuyan con el mejoramiento de la circulación de vehículos, adicionales a la medida de Pico y placa.

Martha Lucía Suárez, líder de prospectiva de la Secretaría de Movilidad de Medellín, confirmó que una de las medidas estudiadas, es la implementación de peajes urbanos en zonas donde se podía desmontar la restricción de pico y placa “el que desee entrar y utilizar estas vías deberá tener un pago”.

Además, hizo hincapié en que en algunas de las periferias, donde la norma no aplica, la misma comunidad ha solicitado que se ponga en vigencia nuevamente dado el alto flujo vehicular que se presenta en zonas residenciales.

Entretanto, este lunes 10 de agosto inician las sanciones económicas que del 3 al 6 fueron pedagógicas para los infractores.

Algunas cifras para la consideración: Se estima que diariamente transitan por las calles de Medellín 614.334 carros y 620.612 motocicletas. 51.834 conductores han sido sancionados por no cumplir con la restricción.

 

 

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario