“Estoy dolido… súper dolido, nada más”: padre de colombiana fallecida en Rusia

Laura Patricia de la Cruz era una colombiana, exactamente barranquillera, que trabajaba como auxiliar de vuelo en FlyDubai.

Sig Ant

Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

Sig Ant

Una de las víctimas del accidente aéreo, en el que un avión de FlyDubai se estrelló dejando a 62 personas muertas, fue Laura Patricia de la Cruz. Ella, colombiana, barranquillera, llevaba aproximadamente tres años trabajando con la aerolínea. Lea también: (62 personas, entre ellas una colombiana, murieron tras colisión de un avión al sur de Rusia).

Laura Patricia de la Cruz nació en Barranquilla, creció en Sabanalarga, estudió para ser auxiliar de vuelo en la Aeronáutica Civil de Bogotá, trabajó en LAN, cuando era conocida como Aires y, gracias a su esposo, Robinson Ruiz Díez, entró a ser parte de FlyDubai.

Ella fue una de las 62 personas que falleció en el vuelo que colisionó anoche en el sur de Rusia. Estaba acompañada de otros cinco hombres y una mujer, que hacían parte de la tripulación y 33 mujeres, 18 hombres y cuatro niños que integraban la lista de 55 pasajeros que viajaban en el Boeing 737-800 desde Dubai, cuando despegó, sin saberlo, hacia su vuelo final.    

Wulfer de la Cruz, padre de la joven, contó, en diálogo con EL PALPITAR, que entre vuelo y vuelo por varios lugares del mundo, ella residía en Barranquilla, en el barrio El Silencio, con su abuela, su hermano y él.

Entre la conmoción y la tristeza y con una voz que intentaba no quebrarse, De la Cruz recordó cómo recibieron la noticia del fallecimiento de su hija. “Un bogotano que es compañero de ella, que trabaja ahí en la empresa, le escribió por WhatsApp a mi hijo y entonces ahí buscamos en internet la aerolínea, llamamos allá y confirmamos el accidente”, declaró.

La joven, que tenía 25 años, estaba casada con Robinson Ruiz Díez, un colombiano auxiliar de vuelo de la compañía FlyEmirates. Esta barranquillera, que llevaba tres años trabajando con FlyDubai, tenía claros los planes que tenía para su futuro y su familia no era ajena a estos. “El último plan que tenía era trabajar hasta este año nada más y venirse (a Barranquilla)”, declaró su padre.

Ahora, en medio de la tristeza por el trágico y repentino suceso, la familia debe adelantar los trámites para la repatriación. Wulfer de la Cruz contó que la aerolínea se comunicó con su hijo y le ofreció tres pasajes para que tres familiares vayan a recoger el cuerpo de la joven fallecida.

Por su parte, el CEO de la aerolínea emiratí, Ghaith Al Ghaith, expresó en un comunicado en la página web de la compañía, la preocupación y tristeza de la empresa: “A nombre de FlyDubai, quisiera expresar la devastación que todos sentimos en relación a los trágicos eventos de esta mañana en Rostov del Don. Nuestra principal preocupación es por los pasajeros y tripulantes envueltos en este trágico suceso. Todos en nuestra compañía están profundamente conmocionados y nuestros corazones están con todos los seres queridos de esos involucrados” y además declaró que la prioridad es comunicarse con los familiares de las víctimas personalmente.

Por parte de la Cancillería Colombiana, la familia de la Cruz también recibió una llamada en la que acordaron que para el próximo martes los tres familiares de Laura Patricia tendrán la Visa Provisional para viajar al país ruso y recoger el cuerpo de la barranquillera.

La noticia de la joven auxiliar de vuelo, que a sus 25 años había encontrado la felicidad volando por todo el mundo y junto a su esposo Robinson Ruiz Díez, alteró a la familia de la Cruz, quienes nunca se imaginaron que la vida de la barranquillera terminaría en medio del oficio que más disfrutaba. Wulfer de la Cruz, embargado por una tristeza profunda sólo pudo concluir: “Estoy dolido, dolido… súper dolido, nada más…”.

Acerca de Andrea Rojas

Andrea Rojas
Lectora, cinéfila y cafeinómana compulsiva. Creo en el periodismo y el rap bien hechos. Conocí el amor cuando fui a la tribuna Norte y cuando empecé a escribir.

Deja un comentario