Autoridades buscan evitar afectaciones por accidentes con globos inflados con helio

Las medidas se tomaron luego del accidente que sufrieron cuatro niños en el centro de Medellín.

accidente_globos_helio
Foto tomada del video en el que evidencia la explosión de los globos que dejó con quemaduras a cuatro niños.

Durante la Feria de las Flores, a celebrarse entre el 31 de julio y el 9 de agosto, las autoridades dispondrán de especiales controles para garantizar que los globos que se vendan en las calles con elevación,  estén inflados con helio y no con otras sustancias.

Según las indicaciones del director del Dagrd, Carlos Gil, en un trabajo conjunto con el Cuerpo de Bomberos de Medellín, se harán controles a las personas que estén vendiendo estos elementos para verificar que la sustancia que eleva los globos sea, en efecto, helio.

Con el ánimo de ahorrar costos, las personas suelen inflar los elementos con mezclas de helio, hidrógeno casero, agua oxigenada y soda cáustica, lo que genera los gases que elevan los globos, pero que los hacen más inflamables y peligrosos.

“La diferencia está en que los globos inflados directamente desde las pipetas, suelen tener helio. Los que se llenan con hidrógeno casero no se inflan en vía pública. Además las pipetas de hidrógeno se calientan con mucha facilidad mientras que las pipetas de helio permanecen frías”, señaló Carlos Gil.

Las personas que sean sorprendidas vendiendo globos inflados con sustancias diferentes al helio, serán reportadas ante las autoridades  y se procederá con el decomiso del material.

Contexto de la medida

El domingo 5 de julio, cuatro niños de la comunidad indígena Emberá, disfrutan  jugando con varios ramilletes de globos que les habían regalado en un evento del centro de la ciudad.

El panorama cambió cuando intentaron separar el nylon que sujetaba los elementos usando una candela, lo que hizo que los globos explotaran y causaran quemaduras a los menores que, de inmediato, tuvieron que ser trasladados a un centro asistencial.

Según indicaron los familiares de los menores, dos de ellos fueron dados de alta el viernes 17 de julio y los otros dos permanecen bajo observación médica en el Hospital Universitario de San Vicente Fundación con quemaduras en el 22% de su cuerpo.

“Los cilindros que se usan para almacenar este hidrógeno producido artesanalmente y sin estándares básicos de seguridad y calidad, son robados y adulterados, incrementando así los riesgos de fugas y explosiones que pueden provocar daños a los bienes y las personas, incluso la muerte, siendo los niños la población más vulnerable en estas situaciones”, manifestó  Ingrid Reyes, directora de la Cámara de Gases Industriales y Medicinales de la ANDI.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario