Exitoso trasplante de hígado a un menor que se tragó un tote

La madre del niño hizo un llamado de alerta a los padres de familia para que estén más pendientes de sus hijos.

Procedimientos_medicos_El_Palpitar
Foto: archivo.

Aún cuando las campañas van enfocadas a que niños o adultos eviten manipular pólvora para que no se quemen, existen otro tipo de afectaciones que se pueden presentar. Este fue el caso de un niño de nueve años en Itagüí, quien debió ser sometido a una cirugía luego de haberse tragado un tote.

Se trató de Andrés Felipe Garzón, un menor de nueve años de edad quien resultó con graves afectaciones luego de haber estado jugando  con sus amiguitos y tragarse un tote que venía masticando desde hacía un buen rato. La madre del menor relató lo sucedido.

“Pipe empezó a masticar el tote porque le hacía un ruido y cuando vio que le empezó a salir humo quiso escupirlo, pero ya la saliva estaba contaminada. Vomitó los próximos dos días a eso y lo llevamos a urgencias al Hospital San Rafael en Itagüí”.

La madre de Andrés Felipe además comentó que ella no sabía lo que había sucedido hasta que un amiguito del niño le mandó una carta hablando de lo que había ocurrido con los totes. Luego de la atención primaria, los médicos le dijeron a la familia que el niño debía ser sometido a un trasplante de hígado.

La cirugía se realizó el pasado lunes 23 de noviembre y apenas hasta el jueves el niño despertó de su anestesia. La familia del menor optó por no hablar sobre el tema con él hasta que esté recuperado completamente y una psicóloga pueda dialogar con Andrés acerca de lo ocurrido. 

“Yo le hago un llamado a los padres de familia, pero sobe todo a la ciudadanía, porque así uno esté pendiente de los niños nunca falta el que les esté vendiendo pólvora y ellos son muy curiosos y quieren hacer todo lo que hacen los amiguitos”, finalizó la mamá de Andrés.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario