Atentos a las medidas de seguridad para el partido de esta tarde

La puertas harán su apertura a las cuatro de la tarde, dos horas antes del inicio del partido.

Nacional_Medellín1_El_Palpitar
Foto: ARCHIVO.

Se anunciaron las medidas de seguridad para el partido entre Atlético Nacional y el Once Caldas, el cual empezará este domingo 23 de agosto sobre las seis de la tarde, en el Atanasio Girardot.

La logística, el orden y la seguridad del encuentro, que tiene una clasificación tipo B, estará a cargo del Club Atlético Nacional, pues es un evento privado. Por tal motivo, la institución ‘verdolaga’ anunció que no permitirá que haya barras de hinchas concentradas ni el ingreso de trapos que no estén ubicados de forma fija.

Además, el club será quien controlará la entrada de aficionados al estadio, trapos, parafernalia y cualquier otro tipo de parafernalia; igualmente, la Policía Nacional prestará su apoyo y servicios por el control del orden público dentro del Atanasio y en los alrededores del máximo escenario futbolístico de los antioqueños.

Asimismo, a las tribunas oriental y occidental podrán ingresar niños caminadores -a partir de dos años- acompañados por un adulto responsable, mientras que a la tribuna norte y sur podrán entrar mayores de cinco y catorce años, respectivamente.

No se permitirá el ingreso de pólvora ni pilas o baterías, a excepción de las que posean los radios; tampoco se permitirá el expendio de licor o algún tipo de bebidas alcohólicas. Tampoco, por motivos de seguridad, tampoco se permitirá el ingreso de público visitante.

El objetivo de estas medidas, según mencionó la Comisión de Seguridad, es garantizar que el fútbol se viva de manera pacífica, sin afectar la comodidad, la convivencia y la seguridad ni de los aficionados que presencien el partido ni delo habitantes del sector aledaño al estadio.

Acerca de David Esteban Álvarez Ortiz

David Esteban Álvarez Ortiz
Soy periodista, locutor e historiador en formación. Aficionado a la cocina, al cine, al fútbol y al baile, creyente de la educación como motor de cambio. Redactor de economía y derechos humanos.

Deja un comentario