Mansión de los hermanos Castaño Gil será destinada a la reparación de víctimas

Actualmente el lugar funciona como sede del canal Telemedellín.

mancion-monte-casino
Foto: CORTESÍA TELEMEDELLÍN.

La propiedad que habría servido como centro de operaciones y que guarda algunos de los capítulos más macabros de la criminalidad en el país, la mansión Montecasino, pasará a formar parte del Fondo para la Reparación de las Víctimas.

El anuncio fue hecho el lunes 31 de septiembre por Elsa Maria Moyano Galvis, Fiscal 26 Subunidad de Bienes, Dirección Nacional de Justicia Transicional.

De acuerdo con la funcionaria, la misma Fiscalía solicitó ante un magistrado de control de garantías que decretara las medidas cautelares con fines de reparación para el fondo y no para la rehabilitación e inversión social de la lucha contra el crimen organizado, como se tenía previsto.

De acuerdo con señalamientos preliminares, la mansión construida en 1950 y adquirida por los Castaño en la década de los 80, estaría avaluada en 50 mil millones de pesos y cuenta con más de 33 mil metros cuadrados, además de los ostentosos ornamentos de su interior como columnas de mármol y estructuras en hierro forjado.

Desde el año 2007 las autoridades habían recolectado los elementos probatorios que permitieron dictar las medidas cautelares de embargo y suspensión del derecho de dominio, dados sus orígenes de actividades al margen de la ley y es en marco del proceso de Justicia y Paz, donde se establece que el bien debe destinarse a la reparación.

“Este bien es de gran importancia por su ubicación. Podría ser una de las propiedades urbanas más grandes y costosas que irían para la reparación”, señaló la fiscal encargada del caso.

Actualmente, el sitio funciona como sede del canal Telemedellín, que invirtió 100 millones de pesos en su adecuación, mismos que no serán reembolsados. Aníbal Gaviria, alcalde de la Ciudad, expresó que el anuncio sobre el predio no afectará el funcionamiento del medio y que se buscará una nueva sede.

Acerca de Krystell Rodríguez Castañeda

Deja un comentario