En Medellín capturaron a represor de la dictadura argentina

El hombre es recordado en su país por ser el responsable de los “vuelos de la muerte”, hechos en los que desaparecían a sus víctimas lanzándolas al mar desde un avión.

capturado-extraditable-argentino-medellin
Según la justicia argentina, hasta el año 2015 habían 59 personas prófugas por sus actos durante la dictadura. Foto: CORTESÍA.

En las últimas horas fue capturado en Medellín el argentino Juan Carlos Francisco Bossi, quien era buscado de forma incansable por las autoridades de ese país por delitos de lesa humanidad. También es recordado por haber desaparecido a sus víctimas arrojándolas al mar desde un avión.

La Policía Nacional, en coordinación con efectivos de la Interpol logró dar con el paradero de Francisco Bossi, quien al parecer estaba escondido en la capital antioqueña desde hace seis años, luego de haber estado huyendo de la justicia de su país.

De acuerdo con los registros migratorios, el capturado salió de su país en el año 1983 huyendo hacia España y evadiendo de esta forma la justicia, ya que hizo parte del gobierno de facto denominado “Proceso de Reconciliación Nacional” entre los años 1976 a 1981.

Según señalan los medios extranjeros, el hombre perpetró delitos de lesa humanidad como homicidios, torturas, desaparición forzada, amenazas, asociación ilícita, privación ilegal de la libertad, persecución, entre otros.

En el momento de su captura, Francisco Bossi se había identificado como ciudadano colombiano tras presentar un documento en donde afirmaba que era natural de Bogotá y nacido en el año 1955.

Según cifras de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad de Argentina, durante el 2015 hubo 114 sentenciados, aumentando la cifra de condenados a 660, mientras que 60 personas fueron absueltas. Siguen prófugas 58 personas que deben responder por sus actos en uno de los periodos más oscuros de la Argentina.

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario